Altas temperaturas convierten la capital en una “olla de presión” - Diario La Tribuna