Consecuencias de la inseguridad

Por Miguel Osmundo Mejía Erazo *

El tema de la inseguridad ciudadana sigue ocupando los principales espacios de la agenda mediática, es el conversatorio obligado de propios y extraños, de ricos y pobres, políticos, religiosos, empresarios, funcionarios de gobierno y de toda la población en general, todos los días y a toda hora siempre hay algo que comentar sobre la inseguridad en este país que nos vio nacer y que lamentablemente hoy en día se ha convertido en el más violento del planeta tierra, que pena, que lástima, que tristeza, pero aún así amamos nuestra patria no tenemos porqué huir, aquí nacimos y aquí vamos a morir y confiamos en Dios que no va a ser producto de una mano asesina.

Todos los hondureños sabemos que uno de los temas de campaña del actual Presidente de la República fue el combate a la delincuencia, el crimen organizado y la inseguridad ciudadana que imperaban al momento de recibir la conducción del país y el pueblo confió en su promesas. Pero la situación en que recibió el país el Presidente Lobo, se vio en la necesidad de dedicar su primer año de gobierno a realizar un trabajo al exterior para lograr reinsertarnos en los organismos internacionales, a viajar por el mundo para recuperar la credibilidad y limpiar la mala imagen que el ex presidente Zelaya divulgó por el mundo a tiempo completo como producto de los sucesos del 28 de junio. El segundo año ya se tenía el reconocimiento de la mayoría de países del mundo después de una ardua labor del actual gobierno que debemos reconocer, mientras tanto la inseguridad aumentaba y por muy buenas intenciones del Presidente y de los algunos hondureños comprometidos, la situación ya estaba prácticamente incontrolable e  ingobernable.

Las consecuencias de la inseguridad han ocasionado que el temor y la ansiedad se apodere de los hondureños y extranjeros, donde tenemos la casa por cárcel y prácticamente nos hemos auto decretado toque de queda por temor a ser asaltados o perder la vida a manos de un delincuente, las relaciones con nuestros vecinos han disminuido porque ya no se puede hablar en las aceras o calles, la comunicación es de ventana a ventana y entre rejas; muchos centros de enseñanza nocturna han cerrado sus puertas, después de las seis de la tarde solamente en vehículo se puede transitar, la población permanece en permanente zozobra, han quedado pocas pulperías, ya no se puede dormir tranquilamente, en fin nuestras vidas se acortan cada día por vivir secuestrados por la  ansiedad, nuestras emociones, nuestra mente y corazón ya no son los mismos de antes obviamente el  desgaste es mayor, producto del permanente temor y nerviosismo.

Aparte de las consecuencias personales la inseguridad aleja los turistas, por mucho que se diga no nos pueden engañar, miles de voluntarios ya no quieren venir a nuestro país, no solamente miembros del Cuerpo de Paz sino también brigadas de jóvenes y adultos norteamericanos y europeos temen venir después de las noticias que han recorrido el mundo ubicándonos como el país más violento, somos pobres debemos reconocer que necesitamos de la ayuda externa pero para disfrutar de ella tenemos que proporcionar seguridad a quienes nos visitan y que vienen de lugares donde se puede transitar por las calles a cualquier hora, en otras latitudes las cosas son diferentes, estamos viviendo las consecuencias de algo cuyas causas se debieron combatir desde hace años, la violencia institucionalizada en los países llamados tercermundistas no es más que el producto de la pobreza, miseria, desigualdad, corrupción, inseguridad jurídica, pésimos gobiernos y tantos males sociales que nos han acompañado a lo largo de las últimas décadas.

A pesar de todo hay que ver el futuro con optimismo, se están haciendo grandes esfuerzos para cambiar la situación, hay esperanzas y tenemos la fe en Dios que las cosas van a cambiar, no todos los policías son corruptos ni toda la población es delincuente, los malos son las minorías por lo que los buenos deben unirse para contrarrestar la maldad. Confiemos en los grandes esfuerzos que se están haciendo y en la reciente promesa del Presidente de Honduras en dejarnos un país diferente en lo que falta de su gobierno, ayudémosle todos los hondureños a salir adelante y aprovechemos la valiosa ayuda de países amigos que han comprendido nuestra situación.

Profesor y periodista
Correo: mosmundo10@hotmail.com

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

5 Comentarios de “Consecuencias de la inseguridad”
  1. joi dice:

    pues noo la inseguridad es eso y cada uno de nosotros sufre a caus dee eso!!!

  2. lauriss dice:

    mala idea

  3. laura dice:

    ash es mucho lo ke pones aslo resumen para de alli agarrar lo mas importante no kres bueno grasias

  4. ari dice:

    si la inseguridad significa falta de seguridad gracias

  5. maria dice:

    Si es cierto comOud dijo es producto de la pobreza desigualdad y falta de educacioN. PERO TAMBIEN ES FALTA DE MANDATARIOS Y FUNCIONARIOS QUE DIERON EL EJEMPLO ATRACANDO AL ESTADO HACIENDOSE RICOS DE LA NOCHE AL MANANA, HACIENDO TRANZAS ETC. Y LOS OTROS CONCIUDADANOS , VIENDO ESTO COMO LA NORMATIVA DEL PAIS , SIN QUE SE HICIERA NADA PARA PARARLOS O JUZGARLOS. ESO ES ELPRODUCTO DE LA IMPUNIDAD , Y LOS LIDERS DESHONESTOS. Y LA APATIA DEL PUEBLO PARA CAMBIARLO. ESTO VA A ESTAR HASTA QUE NOSOTROS LO PERMITAMOS.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota