Colombiana intenta quitarse la vida con pastilla de curar frijoles

TÁMARA.- Una colombiana que fue capturada el 21 de marzo del 2011 en posesión de varios miles de dólares, intentó ayer quitarse la vida al ingerir una pastilla para curar frijoles.

La mujer guarda prisión en la cárcel de mujeres situada en el valle de Támara, a unos 15 kilómetros de Tegucigalpa y desde allí fue trasladada hacia el Hospital Escuela, donde los médicos hasta ayer en la tarde luchaban por salvarle la vida.

La sudamericana es Francis Jazmín Cortez Vega (39), quien fue arrestada en compañía de otros tres compatriotas: Juvenal Alvarado Rettiz (63), Álvaro Hernández Venecia (46) y Kenneth Hurtado Guerrero (30), cuando intentaban salir del país con más de 780 mil dólares.

Los cuatro “cafeteros” fueron apresados en la terminal de buses de una empresa de transporte de pasajeros, situada en el barrio Lempira de Comayagüela, que cubre la ruta entre Tegucigalpa y San Pedro Sula.

La detención fue ejecutada por un equipo especial de la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación (DNSEI), quienes lograron arrestarlos después de que recibieron alguna información de que varias personas se veían sospechosos cuando cargaban sus maletas.

Comentarios

5 Comentarios de “Colombiana intenta quitarse la vida con pastilla de curar frijoles”
  1. Andrés Baron dice:

    Hola quiero saber que pasó con ella escribo desde Colombia yo.fui amigo de infancia de ella y me parece.increíble.lo.que pasó gracias

  2. xim dice:

    que inhumano eres amigo ojala nunca vayas a caer en deprecion

  3. tepacom dice:

    Que milagro que esta todavia bajo la sombra, como que sus panas la abandonaron.

  4. Alex ALCON dice:

    pero como tuvo acceso a estas pastillas

  5. erick dice:

    y se murio o no?

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento