Turismo de verano disfruta la naturaleza en el Golfo de Fonseca hondureño

Playa Negra en Amapala, Isla del Tigre, una de las mejores en el Golfo del Fonseca.

Por Ramón Wilberto Nuila Coto, Msc.
Email: ramonnuila@yahoo.es

Los principales atractivos de esta zona de Honduras son la gran diversidad de aves acuáticas que habitan los estuarios y manglares; los bosques de manglar, hogar de varias animales extraños, como el pez de cuatro ojos (Mud Skipper) que camina por el lodo y  gran cantidad de cangrejos terrestres (Violin Crab).

Las playas de arena negra, los bellos atardeceres del  Golfo y los volcanes circundantes nos dan vistas  hermosas e impresionantes. Algunas de estas playas son el lugar del anidamiento de varias especies de tortugas marinas en peligro. Las bahías y el archipiélago también son otros de los atractivos, junto a sus valiosas e importantes comunidades marino costeras habitadas por agricultores y pescadores artesanales.

Archipiélago Golfo de Fonseca

En el Golfo de Fonseca hondureño están los bosques de mangle más grandes y mejor conservados del mar Pacífico de Centroamérica, con su gran riqueza en biodiversidad y atractivos ecoturísticos.

Es un parque nacional marino, constituido por islas y cayos ubicados entre los municipios de Nacaome, Amapala y Alianza en el departamento de Valle.

Legalmente fue declarado área protegida por el Decreto No. 5-99-E del Congreso Nacional. En total son 3,929.75 hectáreas y tiene zonas de anidamiento de tortugas marinas, así como aves residentes y migratorias. Entre estas islas que se pueden visitar durante los paseos en lancha están: Exposición, Sirena, Inglesera, Coyote, Garrobo, El Padre, Pacar, Violín, Comandante, Los Pájaros, Conejo, Las Almejas y Zacate Grande.

En algunas de estas islas e islotes hay cuevas, pequeñas playas y algunas fuentes de agua dulce.

Bahía de San Lorenzo

Sus esteros y bosques de mangle son el hogar de una rica biodiversidad. Tiene una superficie cercana a las 15 mil hectáreas. Está legalmente protegida como categoría de “área de manejo de hábitat por especies”. Se ubican entre los municipios de Marcovia y Choluteca, en el departamento de Choluteca, y los de Nacaome y San Lorenzo, en el departamento de Valle.

Isla del Tigre-Amapala

El recorrido en lancha entre los esteros, bahías y manglares permite avistar la diversidad de aves locales y migratorias; es otro de los atractivos de esta zona.

La Isla del Tigre, de origen volcánico, legalmente protegida como área de uso múltiple, es un sitio de gran valor histórico en Honduras, en el municipio de Amapala, Valle. Ha sido sede del gobierno de la República, refugio de piratas (el famoso Drake, entre otros) y el más importante puerto en el Pacífico para Honduras.

Hoy es una isla tranquila, rodeada de una naturaleza singular y belleza excepcional. La más importante comunidad en la Isla del Tigre es la ciudad de Amapala, puerto colonial que en su tiempo fue un importante centro comercial y que hoy es una  comunidad pesquera y con varios servicios ecoturísticos como guías, comedores típicos, restaurantes, recorridos en lancha, alquiler de caballos, varios hoteles y casas de huéspedes.

Hay un camino que le da la vuelta a la isla y por los que se  llega a las dos playas más populares: Playa Grande y Playa Negra. También existe un camino que le lleva a la parte más alta de la isla, desde donde podrá disfrutar de una vista espléndida, que abarca todo el golfo.

Costa de los Amates y Bahía de Chismuyo

Están ubicadas en los municipios de Nacaome, Alianza, Goascorán y Amapala en el departamento de Valle, con una extensión superior a las 31 mil hectáreas, con los mejores bosques de mangle en todo el mar Pacífico de Centroamérica. Está legalmente protegida desde 1999 y es parte de las 8 áreas que la ONU declaró como Sitio Ramsar 1000 y  humedales de importancia mundial en el Golfo de Fonseca.

En la mayor parte de estos lugares se pueden disfrutar diferentes platos típicos (como los famosos curiles y cascos de burro), lo mismo que artesanías.

En la zona conocida como Costa de los Amates se ubican varias comunidades de pescadores y agricultores, así como algunos balnearios y embarcaderos que prestan servicios a los turistas. Este es el único refugio de su tipo en la costa del Pacífico de Honduras, donde se observa variedad de aves que habitan en esta zona de manglares. Quienes alquilan una lancha, para un paseo que durará no menos de 2 horas, pueden navegar por los manglares y canales del refugio de vida silvestre.

Otros sitios de interés

También están los balnearios populares del Golfo de Fonseca, como las playas de Cedeño, Delgaditos, El Venado y Punta Ratón y la Reserva de Manejo de Hábitat  Las Iguanas-Punta Condega, donde se realiza el desove de la tortuga marina entre los meses de agosto a noviembre, en el municipio de Marcovia, en Choluteca.

Igualmente, entre los municipios de El Triunfo, Namasigüe y Choluteca están las áreas protegidas de San Bernardo, El Jicarito y La Berbería, con diversos sitios para avistar aves y hacer recorridos en lancha entre los esteros y bosques de mangles. A todos ellos se puede acceder por la carretera internacional que va hacia la frontera entre Honduras y Nicaragua de Guasaule. Algunas de estas áreas cuentan con centros para visitantes.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota

 
 
Revistas:     CHEQUE | Vivela | Extra Entretenimiento