¿Por qué a Marlon Escoto?: Una interrogante sin respuesta

Por: Marcio Enrique Sierra Mejía

Cuando  hagan el análisis histórico del gobierno de Unidad Nacional presidido por Porfirio Lobo; sin duda alguna, que el cambio táctico que le ha dado a la gestión educativa al colocar a Marlon Escoto como secretario de Educación, tendrá una de las mayores atenciones analíticas, por lo controversial y cuestionable que resulta tal decisión, que para muchos, es un giro que demuestra un contrasentido político. ¿En qué beneficia esta decisión al proceso de la Reforma Educativa? ¿Acaso darle este Ministerio a un cuadro político de ideología socialista, abanderado del Partido Libre que lidera Manuel Zelaya, es positivo para el país? ¿Hasta qué punto este nuevo Secretario de Estado está alineado con la Ley Fundamental de Educación y la reforma educativa que está impulsando el gobierno de Unidad Nacional? ¿Qué ha hecho Marlo Escoto hasta el día de hoy por encausar la gestión educativa hacia los nuevos propósitos establecidos en la nueva Ley?

En la corta gestión de Marlon Escoto lo que se ha obtenido son muchas dudas y una desconfianza generalizada que agudizan la inestabilidad institucional en el sistema educativo nacional. Aunque para el diputado del Partido de Unificación Democrática Sergio Castellanos, haber nombrado a Escoto, es lo mejor que ha hecho el presente gobierno por la gestión educativa de la presente coyuntura gubernamental, para la gran mayoría de parlamentarios, su inicial gestión gubernamental es insatisfactoria. Se puede constatar, el nuevo Secretario de Estado de Educación, no llegó preparado para asumir dicho cargo. Sin contar con los conocimientos mínimos sobre la realidad institucional que impera en la Secretaría de Educación, desarrolla una política de cambios internos, claramente sesgada hacia una toma del poder interno en contubernio con dirigentes magisteriales que se oponen a la Ley Fundamental de Educación. Está actuando con sectarismo llevándose de encuentro a funcionarios nacionalistas o desplazando de posiciones a otros que muy bien pueden apoyarle en su delicada función pública porque conocen la Nueva Ley con meridiana exactitud.  Con la mayor frialdad y orgullo intelectual que esconde bajo una máscara de humildad cuando se expresa públicamente; Marlon Escoto, evade la reflexión sistemática con actores no alineados políticamente al pensamiento político de los dirigentes magisteriales socialistas. Opta por rechazar la adecuada estrategia de trabajo coordinado que el Ejecutivo seguía, sensatamente conducida por la designada presidencial, desconociendo el avance alcanzado, y privilegiando a cambio, las tradicionales encerronas con los dogmáticos dirigentes izquierdistas magisteriales.  En consecuencia, en lugar de ver la problemática en su perspectiva general para desde esa visión actuar en procesos específicos, trastoca el proceso de seguimiento, dándole preferencia a un estilo de conducción política, sesgado por los intereses particulares de tales dirigentes gremiales, que a la larga, no le van a apoyar porque se oponen por convicción ideológica a realizar los necesarios cambios estructurales que requiere la gestión educativa.

Sus acciones iniciales han generado una franca insatisfacción generalizada que afecta el avance de la reforma educativa. Si bien busca el respaldo del Secretario de Finanzas, para lograr acuerdos presupuestarios que benefician viejas irregularidades en la asignación de plazas, a lo interno de la Secretaría, irrumpe con actitudes  que desautorizan acuerdos logrados entre finanzas y educación para lograr la racionalización presupuestaria que busca ordenar el caos en que se encuentra esa Secretaría.  En vez de apelar al diálogo amplio con las partes sin sesgo político como se venía haciendo con los directores departamentales, Marlon Escoto, llama a los dirigentes para que contravengan una normativa que compete resolver al gobierno. Con ello, en vez de buscar la estabilización, lo que hace es contribuir a agudizar la ingobernabilidad que existe, dado que los dirigentes gremiales muy bien alineados con el Partido Libre, son una de las partes responsables directas del actual relajo administrativo que impera  en dicha institución. Cae en el error de politizar la administración al  permitirles a los dirigentes magisteriales la beligerancia administrativa en asuntos propios del gobierno. Una cuestión es asegurar la correcta aplicación del Estatuto del Docente, ante lo cual los dirigentes gremiales tienen todo el derecho para hacerlo valer, pero otra muy distinta, es la gobernabilidad de la Secretaría de Educación en la aplicación de normativas de racionalización del gasto que no irrespetan el Estatuto, pero que sí, buscan la aplicación del mismo de manera correcta. La dirigencia magisterial ha permitido y permite la aplicación irregular del Estatuto del Docente y se oponen a corregir tal entuerto.

Por otra parte, en cuanto al proceso de la reglamentación de la nueva Ley Fundamental de Educación,  el proceso está atrasado. Al respecto, el gobierno considera que es necesario socializar la diversas reglamentaciones de que sea objeto la nueva Ley, lo cual significa, la anuencia para presentar dichos instrumentos a la discusión y la validación en las instancias correspondientes, pero en ningún momento, deben ser objeto del manejo exclusivo de los dirigentes y menos aún, de camarillas políticas que solo quieren desbaratar el esfuerzo. Estos instrumentos son elaborados por técnicos expertos en la materia de que se trate y una vez elaborados, deben ser sometidos a la correspondiente socialización y validación pertinente. La reforma educativa no tiene como finalidad la de imponer un modelo educativo socialista. Esta pretensión solo existe en la mente de un reducido grupo de dirigentes que aliados al Bloque de Resistencia Popular pretenden hacerla efectiva controlando la Secretaria de Educación.  Por tal razón,  con Marlon Escoto la politización ha aumentado. Si con Alejandro Ventura teníamos problemas ahora con Escoto los problemas son mayores. Este nuevo Secretario de Estado es un intelectual muy bien preparado pero usa máscaras para desempeñarse como funcionario del gobierno porque utiliza una para manejarse con las autoridades del gobierno y otra para usarla con sus colegas políticos. Ante el Presidente Porfirio Lobo ¿cuál usa? En este sentido, la gran incertidumbre que existe es si Marlon está alineado con la política del Presidente o viceversa. Esta es la gran interrogante política que se desprende del proceso de la gestión educativa posterior al mandato de Alejandro Ventura.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

7 de “¿Por qué a Marlon Escoto?: Una interrogante sin respuesta”
  1. Lizeth aguilar dice:

    Bueno,pero cual es el problema si ya con ese ministro no se sabe hacia donde vamos,hoy estamos peor q cuando arrancamos,asi q cual orden en educacion,si don Alejandro q era de su gremio se hecho la soga queriendo enderezar la situacion,por el bien de la Educacion en Honduras,algo se hubiera hecho,pero mes bien se gqno el repudio de los resistentes docentes,

  2. EL SINCERO dice:

    LOS CACHURECOS AUTENTICOS QUE PREGONAMOS LA JUSTICIA SOCIAL CON LIBERTAD Y DEMOCRACIA ESTAMOS INDIGNADOS CON PEPE LOBO , POR HABER PUESTO ESTE LLANGARA A MANEJAR LA SE ¡ES QUE ACASO NO HAY NACIONALISTAS CAPACES EN NUESTRO PAIS , ES POR ESTO QUE JUAN ORLANDO HA PERDIDO AL MAJISTERIO PORQUE FUSTIGO TANTO A VENTURA PARA PONER A ESTE INDIVIDUO ? JUAN ORLANDO PERDISTE EL BASTION DE LA SECRETARIA, HACI IRAS APRENDIENDO QUE EL QUE ANDA CON LOBOS A AULLAR APRENDE Y TU NI ESO HAS APRENDIDO

  3. educacion dice:

    El pais es un asco, desde el gobierno hasta los maestros y la poblacion en general. Todos conocen los problemas, todos saben cuales serian las soluciones, pero nadie quiere hacer concesiones ni soltar nada. Asi que mejor hay que resignarse a vivir como tercermundista toda la vida.

  4. REYNALDO COLINDRES dice:

    SERA QUE ESE MINISTRO DE EDUCACION ES UN GENIO COMO NASRRALLA

  5. Estudiante Indignado dice:

    Ajá! ¿que pasó con mi comentario?

  6. OMAR dice:

    DON ENRIQUE,NO SE ROMPA LA CABEZA QUERIENDO ANALIZAR A JOSE LOBO SOSA,TAMBIEN CONOCIDO COMO PORFIRIO.EL HOMBRE TIRA HACIA EL MONTE, ES IZQUIERDISTA.
    LA CONSECUENCIA ES QUE LOS NACIONALISTAS RESENTIDOS LE VAN A DAR EL VOTO AL PARTIDO LIBERAL O SE ABSTENDRAN PARA NO SENTIR REMORDIMIENTOS.

  7. Estudiante Indignado dice:

    ¡Exacto! el señor Marlon Escoto usa varias máscaras igual que la Rectora Julieta Castellanos! A Juan Orlando Hernández le pone la máscara de ser cachureca pero bajo bajo le serrucha el piso…! A Ricardo Alvarez le pone la máscara de tener preferencia por su movimiento porque es de la misma cohorte de Ricardo Maduro! Con Mel Zelaya se pone la máscara de la Resistencia y le dice que son de los mismos ya que en su gabinete rectoral tiene a toda la pacotilla de la resistencia empezando por su prima Jacinta Ruiz Jefa de Personal de la UNAH y que le ayudó junto a sus aleros Ramón Antonio Romero y Leticia Salomón a denunciar por todo el mundo, el Golpe de Estado, a los estudiantes independientes de la Universidad se nos viene con la máscara de que nos quiere mucho pero no nos ayuda en nada a organizarnos, a los frentes tradicionalistas FUR, FRU Y FUUD les dice que no los quiere pero les da dinero diz que para las elecciones…pero cuando tienen elecciones les cierra la Universidad…total que Oswaldo Ramos es la Bella Durmiente frente a esta señora sin escrúpulos, traidora a los ideales de la izquierda y de la derecha…y ¿cuando está frente a don Pepe? ¿que le dirá? ¿que máscara se pondrá? Ya te tenemos choteada Yuly!!

Opina sobre esta nota

 
 
Revistas:     CHEQUE | Vivela | Extra Entretenimiento