Cantante colombiano inaugura Festival Bambú 2012

Roberto Camargo interpretó con humor temas inspirados en la realidad social.

» Roberto Camargo interpretó con humor temas inspirados en la realidad social.

TEGUCIGALPA.- Con el espectáculo del carismático autor y cantante colombiano de música pop, Roberto Camargo, arrancó la celebración del XXII Festival Internacional de las Artes Escénicas, Bambú 2012.

Roberto Camargo interpretó con humor temas inspirados en la realidad social.

La exitosa festividad que cada año engalana los centros culturales de Tegucigalpa con la presencia de artistas internacionales, se inauguró el lunes por la noche en el Teatro Nacional Manuel Bonilla.

Los asistentes disfrutaron de una sensacional presentación de la mano de uno de los artistas comediantes más importantes de Colombia.

Luciendo una camisa blanca, corbata roja y jean azul, Camargo deleitó al público con su más reciente trabajo musical Amor Humor, que combina temas de la realidad social de su país, con un toque de buen humor.

La ironía, sarcasmo y los alegres acordes de su guitarra, mantuvieron entretenidos a la mayoría de los asistentes. Una de las canciones que más llamó la atención fue “No hay billete”, que retrata con mucha gracia las condiciones económicas de un ciudadano colombiano.

Al finalizar, Camargo agradeció el acogimiento y aplausos con que fue recibido por los hondureños, que se mostraron entusiasmados con el artista.

El programa continuará hoy con presentaciones del Teatro Taller Tegucigalpa a las 2:00 de la tarde y un concierto del grupo Rosa Mexicano, en el Teatro Nacional Manuel Bonilla Tegucigalpa a las 6:30 de la tarde.

El resto de la semana habrá funciones de Archipiélago Teatro de Costa Rica y Tabanco Teatro de Nicaragua, entre otras agrupaciones nacionales, concluyendo el sábado con una peña artística en el bar Taramundi a las 9:00 de la noche.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota