Sí hay remezones en la CSJ: Jorge Alberto Rivera

TEGUCIGALPA.- El presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Jorge Alberto Rivera Avilés, reveló este jueves que este poder del Estado ha destituido alrededor de 50 jueces y más de 250 funcionarios, por actos irregulares en sus funciones.

El presidente de la CSJ, Jorge Alberto Rivera Avilés; el magistrado Víctor Manuel Martínez, junto a Lourdes de Paz Haslam y María Edith López, en la Sala de Juicios Laborales.

“En este momento, desde que llegamos a nuestra administración, en el año 2009, a un número cercano a los 50 jueces fueron despedidos porque resolvieron alejados de lo que la norma y el Derecho pretende”.

“Creo que andamos en unos 250 despedidos y en algunos casos sancionados”, dijo mientras participaba en la inauguración de Sala Laboral de Juicios Orales, auspiciados por USAID.

Al menos se demuestra, dijo Rivera Avilés, que estamos en una actividad constante de depuración y no estamos permitiendo que resoluciones que a la luz pública parecen estar no adecuadas pasen desapercibidas.

“Si se sigue descubriendo algo es necesario que se depure el Poder Judicial, pero este poder se mantiene en constante depuración todos los días y lo que descubrimos a diario son malas actuaciones o malas resoluciones y procedemos a los expedientes disciplinarios y por eso tenemos con normalidad destituciones de jueces”.

Sobre las declaraciones de la presidenta del Tribunal Superior de Cuentas (TSC), Daysi de Anchecta, quien pidió un remezón de jueces, Rivera Avilés dijo que “estoy tratando de documentarme sobre las declaraciones de la presidenta del Tribunal Superior de Cuentas, pero nosotros entendemos que nuestros juzgadores resuelven de acuerdo con lo que se les presenta y si las partes no están de acuerdo, están los recursos correspondientes para demostrar que el administrador de la instancia anterior ha estado equivocado”.

“Respetamos en toda su extensión lo que ha dicho la abogada Daysi de Anchecta, pero estamos seguros que ella como profesional del Derecho sabe también de los recursos que corresponden y lógicamente cada una de las partes cree tener la verdad de su parte y cuando las cosas no suceden de esa manera sienten algún malestar”. (MR).

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

3 Comentarios de “Sí hay remezones en la CSJ: Jorge Alberto Rivera”
  1. Nacho Midence dice:

    Seria interesante que retomen el caso de un seudo-docente en el CURLP en Choluteca, habian infinidad de pruebas para separarlo del cargo por actos de CORRUPCION y desde elCongreso NAcional Saabedra lo apoyo para que resolvieran favorable a ese acto vergonzoso; el suso nicho seudo-docente se llama HECTOR MARTINEZ MOTINIO ; TRABAJO EN Granjas Marinas despedido por violacion, abuso de autoridad con estudiantes en el Centro y por que un Juez que ojala haya sido despdido en este grupo, el Seudo Docente sigue en el CURLP creando caos y mas de los mismo…la UNAH deberia de reactivar el caso y que se haga justicia y no sigan este tipo de gente desprestigiando al CURLP….verdad 'Chaly lara

  2. Pichete dice:

    Empiezen por deparse ellos mismos.

  3. Lou dice:

    Pero estas personas que cometen actos irregulares, porque no se les acusa y se lleva ante tribunales (competentes) para ser jusgados y averiguar de una vez por todas si cometio el delito o no. Todo esto es puro show, lo que le gusta al hondureno.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota