Hasta los cadáveres se roban de cementerio

SAN ANTONIO DE FLORES, Choluteca.- Las hijas de la señora Elena Ortiz madrugaron el domingo anterior para dirigirse al cementerio general del municipio de San Antonio de Flores, Choluteca y coronar a su abuela en conmemoración del Día de la Madre.

Con tristeza la señora Elena medita sobre el paradero de los huesos de su madre.

Como es tradición cada año, decenas de aldeanos caminaron en pequeñas caravanas con coronas hechas de flores silvestres y ciprés para recordar la memoria de sus madrecitas.

La señora Nora Rodríguez (hija de doña Elena) junto a sus hijos y otros familiares iban con la ilusión de recordar a su abuela, que hace 13 años murió, mientras que su madre se quedó en la casa, ya que por su edad no puede caminar largas distancias.

Los portones del campo santo se abrieron desde tempranas horas de la mañana, las personas comenzaron a entrar con recuerdos de los buenos momentos que vivieron al lado de sus progenitoras.

Todo era normal para la familia Ortiz, hasta que llegaron a la tumba de su abuela, la que  encontraron semidestruida y únicamente se observaban los restos de madera del ataúd.

La alarma se generó entre los vecinos y las hijas de doña Elena comenzaron indagar qué pasó con el cuerpo de sus familiares, los mausoleos habían sido abiertos y solo se miraba el resto del vestido de la señora difunta.

A la par también estaba el cuerpo de un sobrino de doña Elena, que murió desde hace 20 años, pero los malhechores únicamente dejaron el cráneo del muchacho y destapadas las tumbas.

Las autoridades municipales no se explican qué está pasando.

La alarma se generó en todo el pueblo y la preocupación llegó a cada uno de los familiares que tienen a sus difuntos sepultados en ese lugar, debido a que nunca había pasado algo similar y no saben qué está sucediendo.

NADA

“Nos asustamos cuando llegamos al cementerio y miramos que las tumbas estaban destruidas y nos alejamos, pero unos cipotes que indagan con unos celulares les perdieron el foco que tienen y comenzamos ver”, relató Nora.

Agregó, que a medida fueron acercando la mirada constataron que en la tumba, donde descansaba la abuela, únicamente estaba el ataúd destruido en la parte superior y parte del vestido que utilizaron para enterrarla.

“Los huesos no estaban, se los robaron y en la tumba de mi primo solo encontramos el cráneo, nos asustamos tanto que nos venimos para la casa a contarle a mi mamá lo que estaba sucediendo”, refirió.

“Realmente no sabemos qué está pasando, por qué se roban los huesos, la palabra de Dios dice que los huesos deben estar ordenados en un solo lugar, porque cuando Él venga los levantará para llevarnos al cielo”, dijo la asustada mujer.

Pese a que el campo santo está cercado, los malvivientes se las ingenian para poder entrar.

Nora también tiene sepultado en ese mismo lugar a su esposo y aseguró que tienen miedo que los malvivientes, que están robándose los huesos vayan a sacárselos y solo dejen la tumba vacía.

INDIGNADA

Al darse cuenta de la noticia, doña Elena no lo pensó dos veces y se dirigió al panteón para cerciorarse de la mala noticia, encontrándose con la dantesca escena que la llenó de tristeza e indignación.

Con una sombrilla que le sirve de bastón, la mujer mira con tristeza cómo desconocidos o personas de mal corazón llegaron a profanar los restos de su querida madre, que según doña Elena nunca se metió a problemas con nadie.

En las calles del pintoresco pueblo de casas techadas con tejas y de paredes pintadas con tierra blanca, el rumor que circula es que hay personas que están yendo a los cementerios a sacar los restos de los muertos para hacer brujería.

Otros aseguraron que a medianoche llegan personas al sepulcro para hacer ritos satánicos y que solo se escucha a los perros aullar como coyotes y como no hay seguridad buscan las tumbas que están más desprotegidas y sacan los cadáveres.

Ante estas versiones, doña Elena asegura que “mi mamá era una persona sana, no se metía con nadie, fue viuda por 40 años y así murió, no creo que una persona quiera hacerle daño ya muerta”.

En una de las tumbas solo quedó el cráneo del difunto.

Con tristeza la señora no descartó que algunos delincuentes de la zona anden buscando pertenencias entre los difuntos y que estén utilizando los huesos para otros fines y los estén vendiendo a terceros.

“La situación está crítica, uno no sabe ni qué pensar, porque cómo es posible que se atrevan a sacar los huesos de los muertos que no le hacen daño a nadie, lo único que quieren es descansar en paz”, refirió.

TRASLADO

Las alertas se han encendido en el pueblo, ya que algunas personas han comenzado a solicitar a las autoridades de la Alcaldía Municipal que se contrate a un vigilante para que esté permanentemente cuidando los muertos.

Pero doña Elena está decidida a sacar lo único que quedó del cuerpo de su madre y trasladarlo a un cementerio que tienen en los predios de su casa, “Aunque sea el cajón me voy a llevar para mi casa, pero no voy a permitir que sigan ultrajando la tumba de mi madrecita”, aseguró.

Indicó que ya puso la denuncia ante las autoridades y solicitó el permiso de exhumación al alcalde de ese municipio, “ya no me puedo confiar, a saber con qué fin están sacando los huesos”.

Algunos de los vecinos indicaron que en el pueblo ha surgido el rumor que hay personas estadounidenses interesadas en huesos de cadáveres y por ello es que se han comenzado a desaparecer de las fosas.

Hacia el interior del cementerio hay varias tumbas que están abiertas, por los dos lados y en algunas ni el cajón se puede observar, manteniendo preocupados a los pobladores que tienen los restos de sus seres queridos en el sepulcro.

ALARMA

Los vecinos temen que haya personas malintencionadas atrás del robo de los huesos.

El director de Justicia, Modesto Colindres, manifestó que la mayoría de la población está preocupada, debido a que es una situación que nunca había vivido, ya que de forma misteriosa desaparecen los huesos.

“A los más viejos que mí, les escuché decir que los huesos de los difuntos eran utilizados para hacer dados, que se utilizaban para las chiviadas o brujerías, pero ahora no sabemos cuál es el fin”, indicó.

Recordó que el único registro de profanación de tumbas que tienen, es de un húngaro hace como unos 50 años, que lo enterraron con una pistola, cadenas de oro y hasta botellas de whisky, a los pocos días abrieron la tumba y le llevaron todo.

“La gente está alarmada, porque desde entonces no se miraba nada, ya tenemos tres tumbas con el mismo problema y no sabemos qué hacer, porque no tenemos un indicio que nos permita proceder con los pícaros”, expresó.

Colindres indicó que se presume que podrían ser personas de las aldeas circunvecinas que practican actos de hechicería, pero nada se ha comprobado, por ello no se puede proceder.

Indicó que para evitar el robo de placas se mandó a cercar todo el cementerio y por ello no se puso seguridad, pero ahora es una necesidad, comentó Colindres mientras hacía una inspección.

Por su parte, el alcalde de San Antonio de Flores, César Augusto Núñez, manifestó que el problema se generó porque los familiares son descuidados y no les dan mantenimiento a las tumbas, facilitando a que alguien llegue a sacar los restos.

Refirió que no conoce cuáles son las causas del problema, pero ellos como autoridad han tomado las denuncias de los pobladores y les darán debido seguimiento.

El jefe edilicio añadió que los familiares están solicitando la exhumación de los restos de los fallecidos, y están de acuerdo en hacerlo pero se debe coordinar con las demás autoridades como la Secretaría de Salud y el Ministerio Público (MP).

Apuntó que han querido tener el servicio de una persona que custodie el panteón pero no tienen los recursos para pagar, “le estamos pidiendo a toda la población de San Antonio de Flores que seamos vigilantes todos del cementerio”. (Texto: Yony Bustillo/Fotos: Edwin Zaldaña).

REACCIONES
“Se robaron el cuerpo de mi madre”
Elena Ortiz (afectada):
“Me han robado el cuerpo de mi madre, no sé con qué fin ni quiénes serán, por eso estoy pidiendo a las autoridades que permitan llevarme lo que queda para mi casa”.
“Estamos preocupados por lo que pasa”
Ana Rodríguez (habitante):
“Estamos preocupados con lo que está pasando, nunca se había dado algo así, dicen que quieren los huesos para llevarlos a Estados Unidos y para brujería”.
“Tomamos las denuncias de la población”
César Augusto Núñez (alcalde):
“Ya tomamos las denuncias, hasta el momento no sabemos qué está pasando, pero toda la población tenemos que unirnos para vigilar el panteón”.
“Se cree que son hechiceros”
Modesto Colindres (director de Justicia Municipal):
“Hay alarma en la población porque los huesos desaparecieron misteriosamente, se cree que son hechiceros los que están haciendo esto”.
“No sabemos qué es lo que pasa”
Ruth Canales (secretaria del Juzgado Municipal):
“Con sorpresa tomamos la denuncia y fuimos a ver al cementerio, ahí no habían ni huesos, realmente no sabemos qué es lo que está pasando”.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Un Comentario de “Hasta los cadáveres se roban de cementerio”
  1. bety herrera dice:

    que trizteza me da porque es mi familiar melvin herrera y su abuela, dios nos guarde y nos cubra con su sangre bendita cada dia.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota