Julián Pacheco Tinoco

“Zar” de la inteligencia hondureña:
El mando político se está jugando la última carta para devolver la tranquilidad al pueblo

*A lo mejor hay jueces, fiscales militares, policías y políticos involucrados, pero no hay evidencias
*Ningún país ha derrotado al narcotráfico, lo que han hecho es controlar las incidencias del crimen
*Hay mucha legislación garantista que  más bien enreda a la autoridad en la toma de decisiones

Por Eris Gallegos
Fotos: Amílcar Luque

El presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa, juramentó a mitad de la semana al titular de la recién creada Dirección Nacional de Inteligencia, una instancia superior a las demás agencias del país dedicadas a la seguridad. Se trata del general de brigada Julián Pacheco Tinoco, el mayor de once hijos de campesinos santabarbarenses y quien asegura que en cinco años se sabrá si esta oficina no es otra más de la larga lista burocrática del gobierno.

¿Qué esperanza debe abrigar la sociedad hondureña con esta nueva dirección?
Es un esfuerzo del Poder Ejecutivo por tratar de darle una solución a largo plazo al problema de la inseguridad ciudadana.

¿Se antepone a las instancias operadoras de justicia?
No se antepone, es un organismo superior coordinador. No sustituye a ninguna institución operadora de justicia, sino más bien es reforzar todas estas agencias.

¿No deben sentir celo, como pudiera pensarse?
Todo lo contrario, porque a través de este organismo estratégico de seguridad la idea es reforzar las agencias de seguridad para un mejor esfuerzo y llegar a un solo punto toda la información que todas estas agencias conectan, lo que no  tenemos ahorita, y que el Presidente pueda recibir información de primera mano actualizada y procesada.

¿Normalmente las oficinas de inteligencia sugieren espionaje o algo parecido?
La inteligencia es un concepto satanizado en la guerra fría, por lo ideológico, se piensa en intervención de teléfonos y persecuciones de personas. Hoy día la inteligencia es una rama académica, usada en otros países en todos los campos de la vida humana, entendida como un conjunto de información bien procesada, comprobada para tomar decisiones en la convivencia ciudadana.

En medio de esta problemática de inseguridad, ¿por dónde comenzará?
Por establecer una organización, es una institución nueva del Estado dependiente del Poder Ejecutivo a través del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa. Vamos a comenzar la organización típica, presupuesto, calidad y cantidad y miembros que la van a integrar. La idea es crear una unidad interagencial, es decir, que en esta unidad estén representadas la Policía, Fuerzas Armadas, Poder Judicial y Ministerio Público, porque es último órgano estatal donde convergerá toda la información estratégica y donde se tomarán las decisiones.

¿Esta dirección se quedará recibiendo insumos o saldrá a buscar información?
Tiene que tener a salir a buscarla, tendrá agencias y unidades operativas de trabajo porque no podemos estar dependientes de la información que nos dé Migración, Marina Mercante y Aeronáutica Civil por mencionar las instituciones claves en la información de inteligencia.

¿Salvando la comparación, ¿esta dirección será algo así como el FBI o la CIA?
Para compararlo mejor, será como el Buró de Seguridad que tiene Taiwán, que coordina todas las instituciones de inteligencia. España tiene lo que es el Consejo Nacional de Inteligencia (CNI) que está integrado por todas las instituciones de seguridad. En Estados Unidos sería el Departamento del Interior, que coordina al FBI, CIA, Migración y otras instituciones de seguridad. La idea es tener una oficina coordinadora al más alto nivel que le permita al Presidente tener información de primera mano de lo que está pasando en el país para tomar decisiones.

¿Qué pasará si las instituciones colaboradoras no quieran dar información?

No creo que se nieguen a dar información porque ya se los ordena la ley y el no hacerlo incurriría en desacato. No creo que nadie vaya a incumplir algún requerimiento.

¿Su experiencia qué le dice de lo que está pasando en Honduras con la inseguridad?
Lo que está pasando es que hemos descuidado un aspecto fundamental del Estado como es la información. Las instituciones del Estado carecen de información veraz y actualizada sobre el crimen y eso no les permite saber quién es el delincuente, cuál es su estructura. Eso le pasó a la Policía que se le destruyó toda la parte de investigación y se ha quedado solo con la prevención, y solo con ello no vamos a combatir el delito.

¿Y la DNIC no cumple esa función?
Lo que pasa es que la DNIC es un organismo de reacción, es decir, que actúa cuando ocurre el delito, levantan todas las evidencias para identificar después al delincuente, pero la Policía debería tener una dependencia que le permita saber quién esa persona que cometió ese delito antes que suceda. Aparte que a la DNIC  nunca se le ha dotado de las herramientas claves para investigación criminal, no tiene ciencia forense ni criminal por falta de interés del Estado para convertirla en una policía altamente profesional y científica.

¿Cuánto ha avanzado el narcotráfico y el crimen organizado en el país?
No puedo cuantificar ni medir ese avance, pero sí le puedo decir que ha tocado estamentos de la sociedad muy importantes e instituciones políticas muy importantes, que se dice que están coludidas con estos flagelos, pero solo a nivel de comentarios; pero no hay documentos oficiales que lo avalen porque no existen dependencias que recojan esta información y esto es lo que ahora pretendemos con esta dirección a mi cargo.

¿Pero es de conocimiento público que el narcotráfico está en todos lados.
Volvemos a lo mismo, son solo comentarios. A lo mejor hay jueces, fiscales, militares, policías y políticos involucrados, pero no hay evidencias. Las Fuerzas Armadas hacen un esfuerzo interno por mantener una depuración, pero esto es permanente; el que delinque en la institución no queda impune, se sanciona y se le separa. Esto no quiere decir que estamos inmunes, y esa es labor de la inteligencia: detectar todo este tipo de comportamientos.

¿Y el robo de la avioneta de la base militar del aeropuerto de San Pedro Sula, no es un ejemplo claro para dimensionar la influencia del crimen organizado?

Sí, pero en el caso de la avioneta hay trece miembros militares presos y están a punto de ser condenados. El delito se cometió en una base militar ciertamente, se investigó y los responsables están a la orden de los juzgados en una base militar esperando su condena.

¿Y qué le dicen los siete mil crímenes que suceden al año y siguen impunes, incluyendo los 30 periodistas?
De eso no puedo responder porque tendría que estar dentro de la Policía para saber qué es lo que pasa con tantos delitos impunes.

¿Aparentemente hay un colapso en la Policía.?
No diría un colapso, a mí me parece que la ciudanía se ha dado cuenta y ha comenzado a denunciar. Me parece que lo mejor que ha sucedido es todo esto lo que está pasando; porque si capitalizamos toda esta crisis en una oportunidad, tendremos una Policía que vele por la seguridad de los ciudadanos, eficiente y honesta. Pero también exigirle a los sectores el apoyo a la institución policial.

¿Cómo combatir el narcotráfico y las maras?
El combate al narcotráfico es muy complejo porque es un monstruo de mil cabezas, penetra las instituciones de seguridad, por la vía económica para esconder sus utilidades, en la política para tener un manto protector; entonces, es un problema que debe enfrentarlo el Estado con medidas represivas y preventivas con programas sociales. La prensa debe involucrarse también orientando adecuadamente. En lo que he podido leer, ningún país ha derrotado al narcotráfico. Colombia no lo ha logrado ni México, lo que han hecho es controlar las incidencias del crimen por narcotráfico con instituciones fuertes, invulnerables.

¿Y cómo combatir el crimen común, como asaltos, extorsiones y secuestros, que tiene aterrorizado a la gente?
Esto es lo que más afligido tiene a la población; el hecho de que la gente no pueda subirse tranquilamente a un bus o a un taxi o caminar en la calle tiene un impacto psicológico fuerte. El Estado tiene que garantizarle seguridad al ciudadano a través de las instituciones bien equipados y el despliegue de la autoridad en la calle, para que la gente vea a la Policía como un amiga.

¿Pero si la Policía está coludida es difícil que la gente confíe.?
A través de la investigación nos vamos a dar cuenta si eso es cierto, porque en una estación policial no creo que todos los agentes estén coludidos con el crimen; de diez, hay nueve que son correctos en su trabajo, y a través de esta labor de investigación vamos a llegar al que está coludido con el delincuente para no acusar a toda la institución.

¿En la línea del tiempo, ¿en qué momento el Estado perdió control de la Policía?
Es difícil determinar una época, pero creo que fue al momento de descentralizar la Policía y no darle vigilancia ni seguimiento, no se pudo crear una oficina de Asuntos Internos que vigilara el comportamiento de los policías, y lo que más afectó a la Policía fue la impunidad al no sancionar a los policías que cometieron delitos menores, y no fueron sancionados y se dejó que crecieran. A parte de esta complacencia existe mucha regulación garantista dentro de la Policía, que es un problema, lo que no pasa entre los militares donde los procedimientos son rigurosos.

¿Se refiere a las injerencias de los derechos humanos?
Correcto, mucha garantía laboral, en protección de los derechos humanos, primero se piensa en esos derechos y luego si se sanciona, son leyes aprobadas pero hay que revisarlos si esto está ayudando o está afectando la operatividad, porque hay policías buenos que quieren hacer bien su labor, pero no lo hacen porque pueden terminar presos. Creo que hay mucho proceso y legislación garantista y más bien enreda a la autoridad en la toma decisiones.

¿Hasta cuándo estará en su cargo?
Hasta que el Presidente de la República lo decida.

¿Cómo asegurar que esta nueva dirección no terminará como una oficina burocrática más?
Esa es una buena pregunta y es también una preocupación que yo tengo, porque mi idea es convertir una oficina de resultados. Nosotros somos hombres de resultados, en cada cargo en mi carrera dejamos un legado; es una mística de trabajo. Entonces, eso mismo queremos en esta nueva oficina, no convertirla en una unidad militar pero sí tomar algunos esquemas que nos han dado resultados, comenzando por nuestro dicho 24/7, que quiere decir, 24 horas los siete días de la semana, aunque estemos libres o de civil, estamos listos para trabajar.

¿Tiene valor para enfrentar lo que se le viene?
Sí y no. Es un riesgo. El temor siempre existe, sobre todo en este tipo de trabajo, pero si se hace bajo la ley no hay por qué preocuparse; solo queremos ayudar a que el país salga adelante. Sabemos que es la última carta que el mando político se está jugando para devolverle la tranquilidad al pueblo, y hacer de nuestro país digno de mejor suerte.

¿Por la jerarquía del cargo amerita una hoja limpia para el que lo desempeñe, ¿usted la tiene?
Los miembros de las Fuerzas Armadas somos hombres de valores y principios, lo que yo prometo es imponer en esta nueva institución la probidad y la transparencia en el manejo de los recursos y mis actuaciones y la lealtad en todo sentido. Con estos principios claros, el porcentaje de éxito es alto, porque si la cabeza anda bien el resto del cuerpo debe andar bien, y si alguien delinque usted tiene la altura moral para tomar una decisión sin temblarle la mano.

¿A usted no le temblará la mano para aplicarle la ley si encuentra involucrados a peces gordos?
Tengo el valor para hacerlo y no me va a temblar la mano. Lo he hecho en todos los actos de mi vida dentro de la institución militar; mi legado es de trabajo, honestidad y compromiso de la institución. Si lo hago mal la historia me va a juzgar; si lo hago bien tal vez  no me recuerden, pero vamos a dejar una institución comprometida con el país.

¿En qué plazos se propone dar los primeros resultados?
A diciembre de este año esperamos tener una estructura montada, y de tres a cinco años tener toda la oficina montada porque lo más difícil es seleccionar los recursos humanos y el adiestramiento, y luego ir al campo para ver si este personal cumple, sino prescindir de él. Todo esto conlleva unos tres años, pero en cinco años estaríamos viendo los resultados y allí la sociedad puede decir si valió la pena o no.

¿Le gusta que le digamos a partir de ahorita el “Zar” de la inteligencia hondureña?
No, no, no, no me gusta.

¿Pero su cargo se asemeja a esta figura tan usada en otros países?
Sí se asemeja, pero no me gusta, porque suena muy rimbombante; es más mediática, y nosotros los militares no nos gusta hablar tanto sino trabajar y dar resultados.

¿Qué puede esperarse en 180 días de depuración en la Policía?
Espero que sea un freno para que nuestro policías que han estado haciendo las cosas mal y reflexione, y que ahora con esta herramienta legal el que sea descubierto será puesto en la calle o en los juzgados; lo que se busca es darle al director de la Policía una herramienta para que, por no incumplir el reglamento,  mantenga un delincuente en la institución. Eso nos pasó a los militares a mediados de los años noventa, daba pena portar el uniforme y el mando de entonces tomó la decisión de apostarle a la educación y la transparencia en todos los campos con muy buenos resultados.

¿La investigación debe estar en la Policía o en el Ministerio Público?
Donde esté la investigación no importa, lo importante es que exista, se haga y dé respuesta. A mí me parece que donde está es lo correcto, pero tenemos que potenciarla, darle las herramientas para dar respuesta.

¿Cuando lo seleccionaron pudo decir que no, ¿por qué aceptó?
Los soldados no podemos declinar una orden, soy un general activo, y el Consejo de Seguridad me llama para ofrecerme este cargo es una honra y a menos que tuviera un impedimento humano hubiese renunciado, pero es un compromiso.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

8 de “Julián Pacheco Tinoco”
  1. cdrsipram dice:

    Y ENTONCES CUAL ES LA AMENAZA EN EL FONDO……SIE LE MANDO POLITICO NO PUEDE….SE HARAN CARGO LOS MILITARES?………ASESINOS!!!

  2. El comayaguela dice:

    Las declaraciones del General Pacheco Tinoco , solo nos demuestran algo muy diferente y es la verdad de un hombre honesto y la farsa de un politico ,,,, El es un general de respeto que va a encabesar una funcion dificil en la que no solo se necesita valor sino conocimiento condicion y fortalesa para tomar deciciones Sabe que la voluntad es el mejor medio para hacer la cosas bien y trabajar en equipo lo que puede dar el resultado esperado No hay comparaciones pero creo que vamos por buen derrotero y estan surgiendo elementos hombres dignos que pueden darnos la respuesta esperada confiemos en ellos nada nos cuesta ,,,,, No perderemos /

  3. susana dice:

    Lo q los Hondureños nesecitamos en estos momentos tan críticos q estamos viviendo,es q a esta gente q pone la cara por nosotros es q les vaya bien,y que Dios les de la sabiduría nesesaria q tanto la nesecitan.

  4. susana dice:

    Lo q los Hondureños nesecitamos en estos momentos tan críticos q estamos viviendo,es q a esta gente q pone la cara por nosotros, les vaya bien,y que Dios les de la sabiduría nesesaria para hacer su trabajo lo mejor posible.

  5. Henry dice:

    No es facil asumir cargos como este. El Gral Pacheco es un hombre sin tacha alguna. Hombres como el son los que necesita Honduras. Como hondurenos debemos apoyar a todos aquellos que estan haciendo un sacrificio por salir de esta crisis.

  6. Honduras dice:

    Con toda honestidad lo que mas necesita nuestro pais en este momento de crisis es de hombres valientes comprometidos mas que todo con realizar efectivamente su trabajo, El General Pachecho Tinoco ha sido un oficial que se ha destacado en la carrera de las armas mas que todo por su honestidad y profesionalismo, ninguna persona puede hacer un mal comentario si realmente no le conocen y han dialogado personalmente con el, por supuesto muchas personas nunca estaran conformes con las decisiones que se toman porque jamas dan un aporte positivo a los problemas, pero asi es mejor callar y actuar cuando la Patria te lo demanda, Dios lo bendiga General en esta tan dificil tarea que le han encomendado.

  7. Jose dice:

    Este pobre chafa ya dijo quien es. Con solo desnudar sus preferencias sabemos que este pobre hombre jamas estara del lado del pueblo.

Opina sobre esta nota