Literatura para niños y adolescentes

Por: Jorge Erasmo Bustillo

Debido a que vivimos en un ambiente en que se impone el interés económico, ante el derecho de las personas, se están perdiendo las tradiciones orales o escritas de cuentos, fábulas, historietas y leyendas, que fueron un método confiable para orientar a la niñez y para comenzar su formación intelectual y sobre los temas de moral y cívica. Las historias que forman parte de ese maravilloso y mágico mundo, en donde la fantasía crea personajes, que por sus características se identifican con la imaginación infantil, impresionan a los adolescentes y recrean a los adultos, son parte de ese quehacer elemental de los padres, maestros, profesionales de la psicología infantil y escritores, que tienen como objetivo la formación integral del ser humano, desde los primeros años en que comienza a transitar por los sorprendentes caminos de la vida.

Esas producciones literarias desempeñan un importante papel en el desarrollo de su personalidad, porque no solo es una lectura de entretenimiento, pues su contenido tiene la misión de despertar y orientar esa natural expectativa del niño, que mantiene abierta su capacidad al conocimiento, y también el avivamiento de sus virtudes, para que ya en la juventud sean ciudadanos con percepciones concretas de la realidad de la vida, y logren encausarse por la senda del bien.

Cada una de las narraciones ya sean de sucesos reales o imaginarios tienen enseñanzas que son advertencias, y forman parte de esa obligación ineludible que tiene el propósito, de orientar el pensamiento humano, desde que se comienza a moldear la personalidad del individuo, y consolidar el sentimiento de bondad, respeto a los derechos humanos, fortalecer la vigencia de la justicia, y sobre todo la lucha contra la descomposición social, que es el peor mal que sufre la humanidad, así como impulsar ese esfuerzo que busca la paz, para el mejor entendimiento en el mundo.

La literatura infantil como los cuentos de aventuras, las fábulas, las historietas, como también las leyendas, las epopeyas, etc., para los adolescentes, no son pues, simples escritos que buscan solo entretener, porque son designios que cumplen su objetivo, si tienen los elementos que los convierten en algo más que una amena lectura con escenas emocionantes o divertidas. Porque al mismo tiempo de entretener deben orientar emocionalmente con fragmentos que activen su sensibilidad, su bondad y amor al prójimo, el respeto a las leyes y sus deberes cívicos, con un lenguaje coloquial para que su contenido sea entendido por personas de diferentes estratos sociales.

Quien pretenda crear producciones infantiles para la radio y la televisión, debe considerar que sus obras no solo sean un simple entretenimiento, sino también como parte del esfuerzo de la formación integral de la persona humana, porque la influencia de la tecnología moderna, se ha convertido en un efecto adverso para el desarrollo normal de sus competencias, en esa etapa de transición en la que deben tener un pensamiento libre, para convertirse en los ciudadanos que tendrán la responsabilidad de dirigir la evolución de la sociedad.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Un Comentario de “Literatura para niños y adolescentes”
  1. José dice:

    Me parece genial que haya personas que piensen como nosotros. En estos tiempos tan ajetreados,, debemos hacer que los niños lean desde pequeños y qué mejor que motivarlos con cuentos divertidos. No debemos descuidar a nuestros hijos y permitir que crezcan sin valores ni con una capacidad lectora adecuada. Dejo un sitio de cuentos muy buenos leídos por personas de todo el mundo: http://xn--cuentoscortosparanios-ubc.com/

    Saludos

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota