El problema de las motos

Las motocicletas es el transporte ideal para las personas de clase media; ellos viajan a veces el marido, la esposa y el niño.

Con esta ley que han establecido que no pueden circular dos personas en moto, es un verdadero problema para las familias que tienen que ir a trabajar y que el hombre tiene que llevar a su esposa o compañera a su trabajo, es verdaderamente un grave problema para ellos.

Si viven fuera de la ruta de los buses, tendrán que caminar cuadras y cuadras para llegar a la parada de los autobuses, pues tomar un taxi, ni pensarlo: Veinte lempiras por carrera; ochenta lempiras al día.

¿Qué hacer?

Legislar con seriedad; pensando en lo mejor para la ciudadanía, los policías y la comunidad.

Yo pienso lo siguiente: Que los motoristas no circulen a más de 30 ó 40 kilómetros dentro de la ciudad. De este modo se evitarían muchos accidentes.

Que en la ciudad, los motoristas no usen cascos, ni gorras, ni sombreros, ni anteojos obscuros. Estos artículos; ayudan al delincuente a ocultar su identidad.

Que a cada motorista se le venda un chaleco que en la parte trasera obstente con números grandes de unas 8 pulgadas de alto el número que la jefatura de Tránsito le otorgue y que quede registrado en dichas oficinas con número de chasis, color de la moto y nombre del propietario. Digamos 4 dígitos para los primeros 10,00 motos: Comenzando del 1 hasta el 9,999. Estos son números fáciles de leer y de recordar en caso de necesidad. Si se necesitan más de diez mil, comenzar otra vez del 1 pero agregándole una letra digamos: A1 hasta el A9,999.

Si en la moto van dos personas el conductor se tendrá que quitar el chaleco y que el que va atrás o la que va atrás lo use, para su correcta identificación.

Que el casco sea obligatorio solamente en carreteras.

Creo de este modo se solucionaría el problema del sicariato, el problema del pobre y el problema de la Policía de Tránsito.

Gustavo Emilio Aguilar
Choluteca, Choluteca

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

2 Comentarios de “El problema de las motos”
  1. Buenaventura Pérez dice:

    Este tipo de aportes saben a soluciones prácticas con argumentos esenciales arrancados de la realidad ordinaria de la vida. Me da mucho gusto y es una excelente luz para cada habitante en Honduras, nacionales y no hondureños. De ese modo -esos aportes- nos sanaríamos del virus mortal del bla bla bla; del hablar vacíamente y no arriesgarnos con los que se arriesgan. Este bla, bla, bla es un virus que esta infiltrado en la política, en la religión, en la educación, etc. Viva Honduras con estos sustanciales aportes.

  2. Salvatore dice:

    Anadiendo a lo que propone Emilio, otra medida seria un PERMISO especial para que el motorista pueda conducir a otra VARON en esa motocicleta.
    El permiso seria para la dupla de documentos ligada: LICENCIA del conductor y MATRICULA o PLACA de la motocicleta. ( aunque vaya a enriquecer a algunos Jefes de Transito ).
    Y toda motocicleta vendida por cualquier agencia, debe tener su respectiva PLACA al entregarla al comprador.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota