Elecciones internas en Honduras

Por: Marcio Enrique Sierra Mejía

El proceso de elecciones internas que estamos observando en Honduras avanza relativamente bien porque a pesar de las serias limitaciones económicas y sociales que enfrenta el capitalismo en su dimensión nacional, y que tienden a dificultar su apropiada ejecución, los actores políticos respectivos mantienen una actividad prudente que no produce la confrontación física violenta. Como que han entendido que a la ciudadanía le agrada el juego electoral pacífico, para dar salida a sus frustraciones existenciales que la vida en subdesarrollo ocasiona; o para dar fe, de la esperanza que existe en el corazón de los hondureños respecto al Estado de Derecho liberal y la democracia, sea esta incluyente o no.

Sin embargo, vale la pena poner sobre la mesa algunas cuestiones que debemos reflexionar, a fin de darle un mayor valor agregado afirmativo, al proceso electoral interno que vivimos en la actualidad. Se destaca en primer término, un patrón de cobertura política mediática que ahora, es mucho más decisiva que en épocas pretéritas, que evidencia un favoritismo sesgado a favor de determinados actores políticos, que afecta sutilmente, el juego justo entre las fuerzas políticas en disputa electoral. Da la impresión que los dueños de ciertos medios de comunicación tuercen el dedo para favorecer determinadas posiciones políticas. Se percibe, que importantes medios de comunicación, inclinan el mensaje a favor de unos candidatos, mientras que a otros, los critican sin fundamento alguno pero con vedada intención de afectarlos en su carrera electoral. Se producen escenarios noticiosos para alarmar y atraer la atención de los electores sobre asuntos que no son probados objetivamente, sencillamente, hacen el escándalo para crear imagen. En segundo lugar, la contienda entre las fuerzas políticas es más de contenido publicitario superficial que de propuestas de desarrollo político. No obstante, que estamos en la etapa de elecciones primarias, los candidatos no apuntalan ofertas políticas que incentiven a los electores militantes, simpatizantes o indecisos. El proceso carece de planteamientos doctrinarios sólidos, y de propuestas organizativas innovadoras, oportunas para generar planteamientos sobre el crecimiento económico y desarrollo con igualdad que la sociedad y el Estado deben seguir. Se denuncian los problemas pero no dan alternativas de solución. Hasta el día de hoy, predominan demandas inmediatas coyunturales de corto plazo, que contribuyen en poco o nada a resolver situaciones estructurales o coyunturales trascendentes para lograr una vida más digna. En tercer lugar, no vemos un debate político constructivo. Si bien, tanto en el Movimiento Azules Unidos del Partido Nacional (corriente orto-liberal), como en Libre (socialista), están capacitando a sus simpatizantes, la discusión entre las fuerzas que compiten no se ve. Se puede inferir que priva el temor a realizar este tipo de confrontación política porque, puede desencadenar pasiones inesperadas, que complicarían el proceso, en las actuales circunstancias de la fase en que se encuentra el proceso electoral.

Es claro que dentro de los partidos tradicionales; en el nacionalista, las fuerzas de Azules Unidos manifiestan una posición política menos reaccionaria que la de las otras fuerzas que están participando. No así dentro del Partido Liberal, que en principio, refleja diferencias políticas de intensidad emocional más que de posiciones ideológicas porque, las corrientes, coinciden en mantener una posición conservadora tradicional. Por otra parte, dentro de  las fuerzas socialistas, entre Libre y Unificación Democrática, los de Libre son más inclinados a posiciones políticas duras. De acuerdo a lo visto hasta ahora, en Honduras apreciamos una lucha política basada en gran medida en anuncios mediáticos. Tal parece que dentro del Partido Nacional la campaña es más agresiva, la cual, contribuye a enriquecer a unos pocos pero educa menos a la gente que activa en esta organización partidaria. Este comportamiento cultural, es probablemente el resultado de las condiciones que rigen el proceso electoral interno en la que cada partido impone su propio enfoque. Se trata de una metodología definitivamente tradicionalista. No hay nada nuevo que indique un cambio mental en las autoridades que rigen el proceso electoral tanto en los movimientos políticos como en las autoridades nacionales que lo rigen.

El proceso se enmarca en la antigua forma de hacer proselitismo que se ha mantenido por los siglos de los siglos, en las que, las masas son arriadas como si fuesen animales irracionales. Empero, no todo es negativo. Se observan algunas señales positivas de innovación en la campaña del Movimiento Azules Unidos, en su exitosa idea de la ruta joven, que es una modalidad de trabajo, nunca antes implementada en el Partido Nacional. También, en la actividad de capacitación que se promueve a través de la escuela de liderazgo. Asimismo, en Libre con los eventos de cultura política que realizan para educar sus bases. Por lo demás, no vemos nada extraordinario ni en el Partido Liberal, y menos en las otras dos agrupaciones, el PINU y la DC. Si bien han surgido otros candidatos, que demuestran una energía independiente, estos nuevos actores contribuyen muy poco a mejorar el proceso de concienciar al pueblo que uno esperaría se produjese en esta campaña de las internas. Ojalá que los candidatos asuman una actitud política educativa creativa en relación a la forma de realizar su seducción electoral para bien de la ciudadanía hondureña.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

2 de “Elecciones internas en Honduras”
  1. javb dice:

    Por favor si alguien me puede explicar Juan Orando Hernández tiene un presupuesto en el Fondo Departamental que es de Lps. 600,000.000.00 Millones de Lempiras y los distribuye a todos los diputados, Miguel Pastor manejaba en SOPTRAVI un presupuesto de Lps.2500,000,000.00 de lempiras y Ricardo de 3000,000,000.00 de lempiras en la alcaldia mas otras instituciones del Estado quien tiene más ventaja para hacer campaña política, ni el alcalde ni el exministro fueron eficientes en su gestión que se hiso todo ese dinero Gracias

  2. piojo dice:

    Azules unidos es la corriente oficialista del gobierno , no se va a morder la misma mano que se auto alimenta.
    y que esta dsde hace años apropiandose de presupuestos sacandose en fogones , lamparas y asuntos de seguridad- que absolutanmente nada tienen que ver con la responsabilidad de legislar.,
    contra quien o contra que van a reaccionar?

Opina sobre esta nota

 
 
Revistas:     CHEQUE | Vivela | Extra Entretenimiento