¿Inversionista o socio accionista?

INJUPEMP sigue sin responder a las inquietudes de sus afiliados. En la respuesta al señor Guardado en esta columna del pueblo, no despeja la duda principal planteada. Al contrario, confirma sus intenciones.

El punto que se le planteó a INJUPEMP es la diferencia entre INVERSIONISTA y SOCIO ACCIONISTA.
Estas son algunas de las diferencias:

SOCIO ACCIONISTA:
1. Comparte riesgo de capital e intereses
2. Comparte pérdidas y ganancias aún con acciones preferentes
3. Las inversiones son de largo plazo o de por vida

INVERSIONISTA:
1. No comparte riesgo de capital ni de intereses
2. El rendimiento de la inversión es prefijado
3. Las inversiones son de corto plazo

Es tal la confusión que introduce INJUPEMP en su obstinado deseo por justificar ser “socio” de proyectos o empresas, que presenta algunos datos de su situación financiera actual, cuando de lo que se trata es prevenir una situación hacia el futuro. ¿O es que estamos frente a hechos consumados?

Los asesores de INJUPEMP no corren ningún riesgo en los asuntos sobre los que opinan. Los que toman decisiones si. Sí, advertido, INJUPEMP toma decisiones desacertadas y provoca pérdidas en los recursos propiedad de los jubilados, aportados en plazos mínimos de 10 años, se utilizarán los recursos que sean necesarios para que los culpables, asuman su responsabilidad.

Nosotros, los jubilados, no tenemos que ir a las oficinas de INJUPEMP a indagar sobre cómo se están manejando los recursos de la entidad. Por transparencia, es el instituto el obligado a publicar de manera amplia y precisa, cómo se están manejando los recursos de la institución.

Han neutralizado por ahora a la Asociación de Jubilados de INJUPEMP con la ayuda de la Secretaría del Interior. Pero, no impedirán que miles de jubilados y pensionados, hagamos lo que sea necesario para resarcirnos de errores financieros que no tenemos que compartir.

Fidelio Rodríguez
Tegucigalpa, M.D.C.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota