Honduras 1912: Entre el protectorado y la República bananera

Por Ernesto Paz Aguilar *

Hace exactamente un siglo, Honduras,  se debatía  entre pasar al dominio de la banca internacional o del magnate del banano Samuel Zemurray. El país se enfrentaba a una encrucijada donde chocaron los intereses mineros, representados por Washington Valentine,  dueño de la Rosario Mining Company  y las agresivas compañías bananeras que operaban en la costa norte del país. En ese momento histórico, Honduras tenía dos opciones: aceptar un protectorado de los Estados Unidos de América o convertirse en una “banana republic”. Para bien o para mal,  ocurrió lo segundo.

El contexto. En 1907 los países centroamericanos protagonizaron una guerra de grandes proporciones en territorio hondureño y los EE UU y México presionaron para que estos firmaran un tratado general de paz y amistad. Al conjunto de tratados o pactos internacionales se les conoció con el nombre genérico de los pactos de Washington.

El origen del problema. La denominada deuda inglesa fue el origen del problema. En efecto, para 1911 el proyecto de ferrocarril interoceánico financiado por los banqueros ingleses era un fracaso y Honduras tenía una deuda externa de 110 millones de dólares.  En esas circunstancias, en 1909 el Concejo de Tenedores de Bonos Extranjeros de Londres propuso al gobierno de la época un contrato de reembolso de la deuda en el cual se preveía  una hipoteca  sobre la parte construida del Ferrocarril Nacional  y sobre los muelles marítimos que estaban  controlados por los norteamericanos.

En ese momento entraron al ruedo los banqueros de Wall Street por medio de J.P. Morgan y Compañía, quien otorgaría un préstamo a Honduras para pagarles a los ingleses, con la condición que la operación fuera avalada por el gobierno de los EEUU. El gobierno hondureño aceptó la propuesta y nombró a Juan E. Paredes, enviado extraordinario  y ministro plenipotenciario en Misión Especial para que firmara la convención Paredes-Knox, apellido del secretario de Estado en aquel entonces.

La convención Paredes-Knox. En su parte medular la misma  estipulaba: “Artículo II  El empréstito  será garantizado con las rentas aduaneras de Honduras y el gobierno de Honduras  se obliga a no alterar los derechos de importación o exportación… sin consultar con el gobierno de los EEUU.  Artículo IV  el gobierno de Honduras nombrará de una lista que será presentada por el agente fiscal del empréstito  y aprobada por el presidente de los EEUU, un administrador general de aduanas que administrará las aduanas en conformidad con el contrato… El gobierno de los EEUU proporcionará la protección que juzgue necesaria”.

La reacción de las bananeras. Era de esperarse que las compañías bananeras se opusieran a la ratificación por parte del Congreso Nacional de la referida convención, porque afectaba directamente sus intereses. En el nuevo esquema, el ferrocarril continuaría siendo manejado por la Rosario Mining Company y las aduanas  controladas por los banqueros de J. P. Morgan. Resulta, que tanto el Congreso americano como el hondureño desaprobaron la convención, para evitar que Honduras se convirtiera en un protectorado de los EEUU, como el que fue impuesto antes a la República Dominicana. En resumen, “Honduras había escapado  al poder de los banqueros, pero se había entregado a las compañías bananeras”.

Las consecuencias. La oposición de la mayoría del pueblo hondureño a la ratificación de la convención Paredes-Knox y la determinante influencia de Zemurray en la política nacional ha sido profundamente analizada especialmente por los historiadores hondureños Marvin Barahona y  Mario Argueta. La perspectiva de convertir a Centroamérica  en un protectorado de los EEUU generó una ola de protestas sin precedentes en la región. El descontento popular  se canalizó a través de una organización denominada Liga de la Defensa  Nacional Centroamericana fundada en Tegucigalpa el primero de agosto de 19l3.

Al final, Honduras pagó millones de dólares en capital e intereses por un ferrocarril que nunca se terminó de construir y cuyos escombros todavía se venden a pedazos en los mercados de la costa norte. La tristemente célebre deuda inglesa se terminó de pagar hasta 1953, a costa de grandes sacrificios de los contribuyentes hondureños, que aún soñamos con la construcción del ferrocarril interoceánico. Honduras se convirtió en el arquetipo de la “banana republic” y Samuel Zemurray, alias  “el rey del banano”, es el hombre con más influencia política y financiera de la región.

En el 2012, la situación del país es igual o peor que hace cien años: la deuda pública (externa e interna) bordea los 130.000 millones de lempiras (el 35% del PIB) y el 64% de la población vive en la pobreza. Ante una situación tan desastrosa de las finanzas públicas, el Presidente de la República debe explicarle al pueblo hondureño el porqué del escandaloso aumento de la deuda pública y es necesario que haga público sus planes para enfrentar la crisis que padecemos.

*E-Mail: pazernesto@gmail.com

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

9 de “Honduras 1912: Entre el protectorado y la República bananera”
  1. Paz y amor dice:

    Estados Unidos ha rechazado varias veces la propuesta de convertir a Honduras en un protectorado por parte de quienes han gobernado Honduras. Porque no tienen necesidad de ello. En este momento quieren darla en concesión por 99 años a los chinos, coreanos o canadienses a través de las ciudades modelo o fletadas. Cometen delito de traición a Patria los diputados que votaron a favor.

  2. R. Santos dice:

    Todo lo que Ud. menciona no es relevante en el siglo xxi . Solamente tiene validez el ultimo parrafo. Ud como economista sabe muy bien que la situacion econimica que presenta el pais es la tipica despues de haber ejercido el poder un gobierno populista.

  3. Patriota 35 dice:

    ¡Buen empiezo para descubrir mucho más información sobre los dueños del mundo! Rebusque cada referencia de nombre o evento junto con New World Order, International Banking, Rothschilds, CIA. Desde ahí puede reducir lo que se encuentra para decidir que se necesita hacer para tener un país soberano. Mi página http://www.planmon.webs.com se trata de una herramienta para hacerlo, un plan monetario.¡Buen empiezo para descubrir mucho más información sobre los dueños del mundo! Rebusque cada referencia de nombre o evento junto con New World Order, International Banking, Rothschilds, CIA. Desde ahí puede reducir lo que se encuentra para decidir que se necesita hacer para tener un país soberano. Mi página http://www.planmon.webs.com se trata de una herramienta para hacerlo, un plan monetario.

    No va a pasar si no hay suficiente valor para evitar que simple chantaje cambie algo tan básico a democracia como la ley electoral, pero uno siempre tiene esperanza que el Phoenix subirá de las cenizas.

Opina sobre esta nota