Rueda convocó a once internacionales

Guayaquil (Ecuador).- El seleccionador de Ecuador, el colombiano Reinaldo Rueda, convocó hoy a once de los futbolistas ecuatorianos que militan en equipos del exterior para los partidos contra Bolivia y Uruguay por las eliminatorias sudamericanas del Mundial Brasil 2014.

Entre los internacionales están Antonio Valencia, del Manchester United inglés; Jaime Ayoví, del Al Nassr saudí; Felipe Caicedo, del Lokomotiv ruso; Renato Ibarra, del Vitesse holandés, y Oswaldo Minda, del Chivas USA estadounidense.

Reinaldo Rueda

De equipos mexicanos llegan Jorge Guagua, del Atlante; Segundo Castillo, del Pachuca; Cristian Benítez, del América; Walter Ayoví, del Monterrey; y Jefferson Montero y Joao Rojas, del Monarcas Morelia.

Completarán la nómina desde los clubes locales los guardametas Máximo Banguera, del Barcelona; Adrián Bone, del Deportivo Quito, y Alexander Domínguez, de la Liga de Quito.

En la defensa estarán Gabriel Achilier, del Emelec; Juan Carlos Paredes, del Deportivo Quito; Diego Calderón, de la Liga de Quito; Jairo Campos y Frickson Erazo, del Barcelona.

Los centrocampistas locales son Henry León, del José Terán; Dennis Quiñónez, de El Nacional; Luis Saritama, del Deportivo Quito, y Michael Arroyo, del Barcelona, mientras que como delantero está convocado Narciso Mina, también del Barcelona.

Ecuador recibirá el próximo 7 de septiembre a Bolivia en la capital ecuatoriana y cuatro días después visitará a Uruguay en Montevideo. (EFE)

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota