Reconocen aporte cultural de ciudadanos hondureños

El hondureño Pedro Portillo fue premiado  en la rama de ciencia. 

TEGUCIGALPA.- Diversas manifestaciones artísticas recrearon la celebración del 132 aniversario de fundación de la Biblioteca Nacional de Honduras Juan Ramón Molina, BINAH.

El hondureño Pedro Portillo fue premiado en la rama de ciencia.

El variado programa cultural que se desarrolló la semana pasada, incluyó la segunda entrega de los Premios BINAH a la Solidaridad Cultural 2012.

La ceremonia estuvo a cargo del director del antiguo inmueble, fundado en 1880, Eduardo Bähr, y el director general del libro y el documento, Héctor Luna, quienes resaltaron el valioso aporte de los homenajeados a la cultura hondureña.

En el área de caricatura, se reconoció el trabajo de Dagoberto Posadas;  promoción cultural, Lena Mavis Forbes; cinematografía, René Pauck; arte, Efraín Benítez y en el campo de la escultura a Darío Rivera Trejo.

De igual manera, se confirió un reconocimiento a Carlos Gómez Genizzotti por su contribución en el área folclórica; ciencia, Pedro Portillo; literatura, Jorge Fausto Medina y en la fotografía, al experto del lente Juan Pablo Martel.

A lo largo de la semana, se instaló una exposición de pintura de alumnos de la Escuela Nacional de Bellas Artes, un concierto de ensamble de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, UPNFM, entre otras actividades.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota