Protocolo biocultural del pueblo indígena miskitu

* Buscan garantizar el derecho al consentimiento libre, previo e informado en “nuestro territorio” de La Muskitia hondureña

Por: Ramón Wilberto Nuila Coto, Msc.
Email: ramonnuila@yahoo.es

La población indígena de La Mosquitia carece de instrumentos que le permita negociar y defender sus derechos reconocidos en los marcos legales nacionales e internacionales, principalmente cuando se trata de acciones de conservación de los recursos naturales desde la cosmovisión indígena.

Pero a partir de octubre del presente año ya existe el denominado “Protocolo biocultural del pueblo indígena miskitu”, que pretende garantizar el derecho al consentimiento libre, previo e informado en los territorios de La Mosquitia hondureña.

Origen de este protocolo

La población indígena de La Mosquitia carece de instrumentos que le permitan negociar y defender sus derechos reconocidos en los marcos legales nacionales e internacionales, principalmente cuando se trata de acciones de conservación de los recursos naturales.

En  marzo de 1995, el Gobierno de Honduras ratificó el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes (más conocido como Convenio 169 de la OIT). Sin embargo, hasta esta fecha el Estado ha incumplido la aplicación del alcance y contenido de este instrumento jurídico a favor de los pueblos indígenas, que por su orden jerárquico está sobre las leyes nacionales.

Por lo tanto, los líderes del pueblo “miskitu” decidieron desarrollar un protocolo biocultural sobre los derechos ancestrales en el territorio de La Mosquitia hondureña, que por su riqueza natural es la región predestinada en el país para la extracción y explotación de recursos naturales. Particularmente, la falta de respeto del Estado de Honduras en cuanto el derecho de esta población al consentimiento libre, previo e informado ante actividades que les afectan, dio lugar a un proceso interno de reflexión sobre cómo debería llevarse a cabo la consulta en La Mosquitia, y cómo se puede garantizar que se respete este derecho colectivo al consentimiento libre, previo e informado en el futuro.

Los dirigentes del pueblo misquito esperan terminar la mala práctica del pasado, cuando los oficiales gubernamentales o compañías privadas hacían una reunión con un grupo de personas previamente seleccionadas por ellos mismos, donde se le explicaba sobre su trabajo y luego se vendía esta reunión como una consulta hecha con el “pueblo miskitu”.

Mediante este protocolo, se desea  crear el respeto para el mismo, por todos los actores que planifican actividades que tienen un impacto en el territorio de La Mosquitia.

MASTA es una organización que representa al pueblo indígena miskitu de Honduras, con personalidad jurídica. Tiene más de 30 años de experiencia organizativa, defendiendo los intereses de la población indígena de la Mosquitia.

Este protocolo, en su introducción, indica que “cabe señalar que este protocolo, al igual que el proceso que contiene, se considera como un trabajo en progreso y no como el último paso en nuestras aspiraciones de garantizar nuestro derecho al consentimiento libre, previo e informado. Nosotros vamos a mantener un proceso de constante evaluación, para garantizar que el protocolo responda a las necesidades de nuestras comunidades ancestrales, que nos preparan el camino para desarrollar nuestro propio proceso de cómo debería llevarse a cabo la consulta, con el fin de lograr el consentimiento libre, previo e informado en La Mosquitia, según nuestras instituciones propias”.

¿Qué contiene este protocolo?

En los diferentes capítulos del protocolo se da una visión sobre la historia de La Mosquitia y del pueblo “miskitu”, la forma de organización social y política, su cosmovisión y el uso de recursos naturales, los grandes problemas que vemos en el territorio hoy en día. En este sentido, por medio de un proceso participativo e inclusivo, la organización líder Mosquitia AslaTakanka-Unidad de la Mosquitia (MASTA) se dio a la tarea de elaborar el “Protocolo biocultural del pueblo indígena miskitu: el derecho al consentimiento libre, previo e informado”. Se trata de una herramienta metodológica que permita facilitar las negociaciones en La Mosquitia con respecto a proyectos y decisiones que afecten a las comunidades indígenas y a sus riquezas naturales.

Se busca mantener un proceso de constante evaluación para garantizar que el protocolo responda a las necesidades de las comunidades ancestrales, que preparen las consultas con el fin de lograr el consentimiento libre, previo e informado en La Mosquitia.

MASTA es una organización indígena que representa al pueblo misquito de Honduras, con personalidad jurídica. Con más de 30 años de experiencia organizativa, defendiendo los intereses de la población indígena de La Mosquitia. Actualmente, está organizada en 11 zonas o bases. La lucha permanente ha sido defender los intereses del pueblo misquito de Honduras, especialmente sus derechos colectivos sobre el territorio y los recursos naturales.

La primera parte del documento corresponde al cuerpo del protocolo, donde se describe en detalle el proceso que se debe implementar para el cumplimiento del consentimiento libre, previo e informado en La Mosquitia.

El anexo 1 presenta un análisis detallado de la legislación nacional hondureña y la legislación internacional vinculante a los derechos de los pueblos indígenas. Este análisis resalta aquellos artículos de ley que tienen relación directa con los planteamientos que se presentan en el protocolo biocultural. El anexo 2 corresponde al mapa de las tierras indígenas de La Mosquitia.

La realización de este protocolo biocultural contó con la asistencia técnica y el acompañamiento de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza por medio de la Oficina Regional para Mesoamérica y el Caribe, así como del Centro de Derecho Ambiental. También se recibió asesoría técnica de la organización Justicia Natural.

Este documento fue desarrollado por MASTA (Mosquitia Asla Takanka-Unidad de la Mosquitia), con la asesoría técnica de Janina Heim, pasante para la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN); Olman Varela y Ronald McCarthy, de la Oficina Regional para Mesoamérica y de la Iniciativa Caribe; Centro de Derecho Ambiental, Bonn, Alemania; Johanna Von Braun, Justicia Natural, con amplia experiencia en el tema de protocolos bioculturales en otras regiones del mundo. Se contó con el apoyo del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ). Diseño y diagramación: Mónica Schultz. Fotografías: Steve & Judith Collins (UICN).

Para más información sobre este tema, consulte a:
Mosquitia Asla Takanka-Unidad de la Mosquitia (MASTA )
Puerto Lempira, Gracias a Dios, Honduras
Teléfono: (504) 898-7565
Correo electrónico: mastamiskitu@yahoo.com

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

1 de “Protocolo biocultural del pueblo indígena miskitu”
  1. Samuel H Fajardo dice:

    Estoy muy orgulloso de saber que ahora hay un sitio especial para nosotros los miskitos y desde ahota en adente defenderemos y reclamaremos nuestros derechos segun el protocolo ya establecido

Opina sobre esta nota