No robar

Por: Carlos A. Medina R.

No robar es un mandamiento de la Ley de Dios, escrito claramente en las Tablas de Moisés, y su valor como principio moral y ético es un fundamento primordial en la vida de los seres humanos. Cada hombre crea su propia leyenda, los médicos le llamamos su historial, pero cuando definimos a cualquier individuo como ladrón, le estamos diciendo correctamente que es un hombre deshonesto y una lacra de la sociedad.

Algunas personas creen que los hondureños no sabemos votar, porque siempre llevamos al poder a personas que al terminar su período llevan sus bolsillos repletos de billetes y sus cuentas bancarias nacionales y extranjeras, llenas de depósitos hechos con el dinero del pueblo. Hay individuos que con su cabeza erguida y mirando por sobre los demás, han manifestado que “todo hondureño es potencialmente un  ladrón, hasta que se demuestre lo contrario”.

Pero el problema no termina allí, pues en nuestro país es imposible probar que un hombre público ha sido un ladrón, pues hasta el momento no tenemos ningún ex presidente metido en la cárcel, ni un miembro de gabinete de gobierno que se encuentre detrás de las rejas, ni tampoco un jefe militar. Parece ser que lo imposible en nuestra Patria es,  “demostrar lo contrario”, pues no existe ni deseo, ni voluntad, ni agallas para sacar a la luz pública a los ladrones del erario nacional, y estos tienen el valor de demostrar su riqueza ante la sociedad.

Un problema serio en nuestro país es que los medios de comunicación no han tenido ni tienen el valor de averiguar qué candidato tiene un pasado para que el pueblo no vote por esa persona. El mismo pecado lo tiene el Ministerio Público y el sistema judicial, que por mil razones, entre ellas el compadrazgo, “el moje”, y otras tantas linduras, no someten a los ladrones a un juicio público; por ejemplo, estamos esperando que los ladrones de la “carretilla del Banco Central” sean llevados a juicio y castigados por sus delitos.

Los hondureños nos embelesamos con las canciones publicitarias de los políticos o el valor falso de los líderes, que teniendo historia de ladrones del Estado, quieren conquistar nuevamente el poder para seguirse enriqueciendo ellos y sus allegados. La cacareada corrupción que todos gritan que desean eliminar, jamás desaparecerá mientras exista una impunidad rampante, donde el que roba es un “héroe”, porque tuvo la viveza de utilizar su puesto público para enriquecerse.

Porque no sabemos por quién votamos, seguimos cometiendo el error de llevar al poder a individuos corruptos, a personas indeseables que no merecen manejar a un pueblo humilde y pobre como el nuestro. Hasta el momento, yo no he visto en ningún diario de la nación una descripción verdadera de los hombres y mujeres que compiten por el poder. Así que, usualmente cometemos errores al votar, porque desconocemos verdaderamente la vida de los candidatos.

Para acabar con la corrupción, que tiene diferentes matices, pero como denominador común el robo, no solo basta con escoger gente honesta, sino que es imperativo manejar nuestro país dentro de la ley y el orden. En otras palabras, no debe existir impunidad y las instituciones encargadas de aplicar la ley, no deben estar metidas en la complejidad de la corrupción. Y es necesario que los medios de comunicación no sigan escondiendo la verdad o disimulando los hechos y los hombres.

Mañana domingo, vamos a escoger los candidatos que entrarán a las elecciones generales el próximo año para la Presidencia de la República, a los diputados al Congreso Nacional y a los miembros de las municipalidades. El pueblo hondureño es responsable de hacer un esfuerzo para escoger a los mejores, a los que creemos limpios, a los que no tienen una historia negra en el pasado, y por una sola vez en nuestra vida, en este momento de crisis, escojamos ¡por Dios santo!, a los mejores hombres y mujeres.

Nuestra Patria necesita un respiro, una hoja blanca, un sendero limpio y un porvenir halagüeño para todos los hondureños que la habitamos. No votemos por ideologías ni por colores; llevemos al poder a los hombres y mujeres que creemos más limpios y honestos.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

6 de “No robar”
  1. Maria dice:

    Mañana le duela a quien le duela el pueblo ganara , gracias golpista por desatar e cambio que en el pais se necesitaba , gracias al voluntariado de libre por hacer todo el trabajo gratuito por un nuevo país. El cambio viene desde abajo hacia arriba , viva por alto a la corrupción y los cambios que nos beneficien a todos los hondureños , y los millonarios alistense en a pagar impuestos!!!!

    • OMAR dice:

      SINPLEMENTE MARIA. Dime pequena saltamontes,quien vacio las arcas del gobierno en tres a~nos y medio?
      Si fueras millonaria,pagarias a cabalidad los impuestosd,sabiendo que el 90% se lo roban los politicos
      corruptos?.
      Despierta de ese sueno,solo en los cuentos de hadas todo es maravilloso.
      EL UNICO CAMBIO QUE PUEDE HABER CON LIBRE ES QUE TODOS SEAMOS POBRES,ASI SEREMOS IGUALES…PERO LOS DIRIGENTES SERAN MAS RICOS.

  2. nery dice:

    DR. MEDINA Y QUE BAMOS HACER ENTONCES CON MEL Y SU BANDA COMO FLORES LANZA. LA RODAS ETC.

  3. Ana Maria dice:

    De Acuerdo

  4. OMAR dice:

    El gobierno Hondureno estaria mejor si se eliminan los fiscales y se re emplazan por personas que no
    esten afiliadas a ningun partido,el unico requisito que se les exigiria es que sean justos y sepan aplicar la ley.
    Los fiscales sin duda al no aplicar la ley estan de acuerdo con los delincuentes y criminales.
    De acuerdo a los candidatos que aspiran desde auxiliares a presidente,hay muchos que no califican ni para barrer las calles,ya que pueden asaltar a los transeuntes.

  5. ana maria dice:

    Totalmente de acuerdo con usted,ojala todos los hondurenos leyeran y pusieran en practica su articulo, excelente como siempre, saludos

Opina sobre esta nota