Productores denuncian importación de 20,000 toneladas de maíz blanco

TEGUCIGALPA.- Productores de maíz denunciaron ayer la importación de 20,000 toneladas de grano blanco, cuando los agroindustriales todavía no han terminado de comprar la producción interna, como se habían comprometido anteriormente.

Los productores denunciaron la importación de maíz blanco que afecta a la producción nacional.

El representante de los agricultores, Juan Valladares, señaló que desde “hace cinco días atracó un barco (en Puerto Cortés), descargando 20,000 toneladas de maíz blanco para la industria de harina, eso en detrimento de los productores”.

Además, indicó que este año “hemos tenido serios problemas para la entrega de granos básicos, incumpliendo parte del convenio, el cual es el compromiso de comprar un volumen específico de la cosecha nacional”.

La denunciada importación no es culpa del gobierno, dijo Valladares, sino “de algunas industrias, específicamente de alimentos de harina para consumo humano”.

Recordó que a mediados del año, agroindustriales y productores firmaron un convenio que fue elevado a un acuerdo ejecutivo por parte del Presidente Porfirio Lobo Sosa, “el cual faculta y obliga a la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) a supervisar por el cumplimiento de dicho convenio”.

Según el documento, los agroindustriales de las harinas y productos balanceados se comprometían a comprar la producción nacional y solo después de haber agotado la compra interna podrían importar grano, la idea es para incentivar las siembras y cosechas, garantizándoles un precio estable a los productores.

SUFICIENTE OFERTA

Sin embargo, uno de los grupos industriales “no ha terminado de cumplir con el volumen comprometido”, señaló el productor.

Consideró innecesaria la importación de maíz, porque “tenemos en Honduras suficiente oferta para abastecer la demanda que tienen las industrias de harina”, cuya materia principal es el maíz blanco.

Las importaciones desincentivan la producción interna, además de que el maíz blanco “está protegido en el Acuerdo de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos (RD-Cafta, por sus siglas en inglés)”.

Valladares sugirió al gobierno tomar medidas por esa vía para detener la importación de maíz blanco y obligar a la agroindustria a comprar la producción interna.

La agroindustria de la harina necesita una producción de “alrededor de tres y medio millones de quintales y ese volumen lo producimos suficiente aquí en Honduras, por lo que esas importaciones son en detrimento de la economía de Honduras, porque se compran con divisas que son tan escasas y se desincentiva la producción nacional”, concluyó.

A esta fecha hay un inventario del grano de entre 380,000 a 400,000 quintales de maíz listos para ser vendidos en departamentos como El Paraíso, Olancho, Cortés, Santa Bárbara y Yoro.

Sin embargo, aclaró que solo una de las cuatro empresas de la harina que operan en el país ha faltado al convenio. (JB)

Jacobo Regalado: Se ha pedido evitar compras externas durante cosechas

Jacobo Regalado: “Sorprende tal vez el flujo de compras de la industria de alimentos balanceados”.

El titular de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), Jacobo Regalado, declaró ayer sentirse sorprendido por la denuncia de los productores de maíz en el sentido de que industriales están importando maíz sin haber agotado la producción interna.

El funcionario comentó que la denuncia la recibe “realmente un poco sorprendido por el contexto de la denuncia, en un principio don Juan Valladares dice que se está irrespetando, que se está actuando al margen de los convenios establecidos”.

Pero luego explicó que el denunciante reconsideró “esa posición inicial y decir que sí se está actuando dentro del marco del convenio. La denuncia sorprende, tal vez el flujo de compra de la industria de alimentos balanceados como de la harina de maíz, al inicio no fue el que se quería, pero entiendo que eso se ha logrado mejorar”, acotó Regalado.

En relación a las “entregas programadas es algo que la industria ha venido solicitando para que con el incremento de compra nacional que ha habido se puedan evitar esas largas filas que ha habido hace algunos años y que les generaban costos adicionales a los productores”.

Además, “realmente no sé si don Juan Valladares está diciendo todo lo que es el convenio de maíz”.

CAPACIDADES DE RECIBO

Al respecto, Regalado comentó que hay un ente “contralor que supervisa todas las cosas que se hacen en el marco del convenio para garantizar total transparencia, porque recordemos que hay una relación entre la compra nacional y un derecho de importaciones”, por parte de la agroindustria que opera en el país.

Asimismo, indicó que “el propio Presidente Porfirio Lobo Sosa, que es conocedor del tema, ha solicitado a todas las industrias evitar comprar internacionalmente en los meses de cosecha debido a que esto limita las capacidades de recibo”, de la producción nacional.

Por otra parte, comentó que según datos sin confirmar la industria señalada por los productores de estar importando maíz sin haber comprado la cuota de la producción nacional “ya ha cumplido con su compromiso mínimo de compra en el marco del convenio”.

Regalado, al referirse al denunciante Juan Valladares, expresó que le “extraña el esquema de la denuncia, me sorprende una vez más, porque usted ya ha salido en varias ocasiones anunciando sequías, hambrunas y un montón de situaciones que gracias a Dios no se dan”.

Asimismo, indicó que “lamentaría que esta sea una reacción que tienda a desinformar a la población de situaciones que se están dando”. (JB)

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota