Los dos golfos de Honduras 1/3

Por Francisco Zepeda Andino
Cnel. ® FAH

Una de las ventajas que le ha dado la madre naturaleza a Honduras, es la geopolítica-económica de tener 2 golfos. Uno en el Océano Pacífico, conocido como GOLFO DE FONSECA y otro en el Mar Caribe llamado GOLFO DE HONDURAS. En ambos compartimos sus riberas con dos países más. En el caso del Golfo de Fonseca, con Nicaragua y El Salvador y en el Golfo de Honduras, con Guatemala y Belice.

Es ampliamente conocida la situación del Golfo de Fonseca, así como su historia y características desde el tiempo del descubrimiento de Honduras, la posterior colonización por el reino de España y la época republicana.

Su status jurídico se encuentra establecido, en lo relativo a fronteras marítimas y como deben ser consideradas sus aguas, por el Tratado BONILLA-GÁMEZ suscrito entre Honduras y Nicaragua el 7 de octubre de 1894, la Comisión Mixta de Límites, derivada del Tratado, la cual en el Acta #2, del 10 de septiembre de 1900, define la frontera en ese espejo de agua desde la desembocadura del río Negro “…hasta salir al mar entre la isla del Tigre, de Honduras, y la punta de Cosigüina, de Nicaragua, designada con el nombre de Monypenny Point…”.

Así mismo, la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), en su sentencia del 11 de septiembre de 1992, afirmó: “el Golfo de Fonseca es una bahía histórica…” y, muy importante para nuestro país, rechaza la pretensión de El Salvador de un régimen de condominio al interior del golfo, declara la existencia de co-soberanía de los estados ribereños en las mismas y establece los derechos de los estados aguas afuera cuando sentencia: “…pero el derecho a un mar territorial, plataforma continental y a una zona económica exclusiva mar adentro en la porción central de la línea de cierre pertenece a los tres estados del golfo, El Salvador, Honduras y Nicaragua; y que toda delimitación de las zonas marítimas pertinentes deberá efectuarse mediante acuerdo con fundamente en el derecho internacional”. (Párrafo 432 de la sentencia).

Hasta una fecha reciente, Nicaragua no reconocía los derechos de Honduras en la bocana del golfo y en los espacios marítimos del Océano Pacífico pero, aparentemente ha habido un cambio en esa política errada, derivado de la obligación de ese país de  ser congruente con lo que exige en el Mar Atlántico, en su litigio sentenciado por la CIJ con la república de Colombia y lo establecido en el fallo del contencioso Honduras-El Salvador, aún cuando Nicaragua solo participó como “estado interventor”.

Un elemento que también tenemos en común con Nicaragua es el hecho de haber rechazado históricamente el argumento del “condominio” expuesto por El Salvador desde la época del litigio El Salvador-Nicaragua, en la Corte de Justicia Centroamericana en 1917.

Al existir una apertura coyuntural en Nicaragua,  puede ser el principio para la solución definitiva de la problemática del Golfo de Fonseca, quedando por ver si El Salvador seguirá manteniendo su posición de no reconocer o acatar lo establecido el 11 de septiembre, 1992, por la CIJ.

Vale la pena recordar que en todos los índices, datos o factores referentes al Golfo de Fonseca, nuestra nación tiene una mayor cantidad de elementos o porcentajes, lo cual debe ser considerado para el arreglo final o con el objeto de posteriormente establecer diferencias con el Golfo de Honduras.

Tanto en extensión territorial de la costa al interior del golfo, como en afluentes naturales (ríos), bahías, islas e islotes, manglares por hectárea o población influenciada, Honduras presenta números superiores a nuestros vecinos.

A principios del mes de diciembre pasado, se firmó en Managua una declaración de los presidentes de Honduras, Nicaragua y El Salvador, en la cual se establecía una Comisión Trinacional que entre otras cosas, revisaría el estado de cumplimiento de lo establecido por la CIJ en su sentencia, en la parte concerniente al Golfo de Fonseca y espacios marítimos en el Mar Pacífico. La Comisión tenía 90 días para informar a los gobernantes de sus avances.

En el Caribe hondureño, compartiendo su posesión con Guatemala y Belice, se localiza el Golfo de Honduras. Al contrario del Golfo de Fonseca, su descubrimiento no ha sido documentado con toda claridad. Se sabe que el navegante español Juan Díaz de Solís, junto a Vicente Yáñez Pinzón, salen de España el 28 de junio de 1508, en dos naves, una nao y una carabela, llamadas “LA MAGDALENA y LA ISABELITA”, con Pedro de Ledesma como piloto, con el propósito de buscar un paso hacia la codiciada “ISLA DE LAS ESPECIES”, por el también buscado “estrecho dudoso”.  (Continuará).

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

3 de “Los dos golfos de Honduras 1/3”
  1. CANDIDO dice:

    Demasiado generosa se ha portado nuestra patria con los vecinos del sur,y aun asi siguen ellos empenados en reclamar lo que saben no les pertenece.

  2. Fernando dice:

    Cuánta es la extensión de nuestro mar territorial en el Océano Pacífico?
    Hay patrullaje en aguas afuera del Golfo?
    Tenemos tratados de explotación de pesca, petróleo y otros?
    Hay una oficina en el Ministerio encargada del control, planeación de nuestros recursos en el Pacífico.
    Somos miembros de organizaciones internacionales de países del Pacífico? Estamos aplicando para ello?
    Hasta cuándo más durarán los problemas con los vecinos en el Golfo? A que instancias podemos acudir para dar punto final a esto? Que opciones tenemos para presionar?
    Estas y muchas otras interrogantes quedan por informar.

  3. mikes dice:

    GRacias por los datos, muy interesantes..

Opina sobre esta nota