Cinco mil familias sin vivienda en Choluteca

CHOLUTECA.- Unas cinco mil familias de este departamento carecen de una vivienda digna, por lo que el Consejo Hondureño de la Vivienda Solidaria (Cohvisol) realiza trámites para la edificación en diversas partes de este departamento sureño.

El déficit habitacional es de cinco mil, solo en el departamento de Choluteca.

Así lo dio a conocer el presidente departamental de Cohvisol, Modesto Herrera, agregando que a nivel nacional hay un millón de familias aproximadamente sin casas, por lo que espera que las autoridades municipales de los 16 municipios de Choluteca contribuyan en agilizar los trámites de construcción.

Herrera lamentó que funcionarios de la oficina de Catastro del municipio de Choluteca no agilicen los trámites de construcción de 74 casas que solventarán el problema a igual número de familias.

El representante de Cohvisol dijo que “llevan seis meses esperando el visto bueno de la oficina de Catastro Municipal para construir, pero la burocracia hace que las familias estén desesperadas. En el municipio de Marcovia nos aprobaron el permiso de construcción en 15 días”.

Asimismo, manifestó que las autoridades de Catastro les están solicitando constancia de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna) y otra documentación, lo cual consideran incongruente ya que las 74 viviendas a construir serán en barrios y colonias de la ciudad de Choluteca y solo se requiere el permiso de la oficina de Catastro. (LEN)

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota