La depuración policial, un proceso viciado en una sociedad culposa

Por: José Antonio Pereira Ortega
Coronel (r)

En una sociedad como la hondureña, en la que la mentira y el engaño son piedras angulares acuñadas en la mayoría de los hogares desde niños, cuando los padres iniciamos nuestros hijos en la “mentirilla piadosa” cuando al sonar el teléfono le decimos: Si es para mi NO ESTOY, algunos hijos cumpliendo el mandato en su inocencia responden; “dice que no está”. Esta situación se vuelve más dramática cuando nos acosan los bancos y los cobradores en particular los que alquilan, que huyen del casero arropados en la inocencia de los hijos. Y qué decir de esta otra condición de inicio en el engaño piadoso, cuando al día siguiente del partido de la selección sin importar el resultado, la goma por la celebración no le permite levantarse a tiempo para irse al trabajo y llama al jefe excusándose que tiene una emergencia y debe llevar su hijo o su madre al medico, peor aún es cuando ya esta excusa la tiene quemada, entonces llama a su amigo el doctor que trabaja en el Seguro y le pide que por favor le consiga una incapacidad

“aunque sea por unos días”, menudo cuadro moral, pero sí tenemos la cara dura cuando le pegamos tremenda regañada al hijo que se levantó tarde y le dice papi, mami, no voy a ir al colegio, tengo fiebre o me duele el pelo, él o la jefe de familia con dureza le reprende: ¡Carajo (no puedo repetir la palabrota usada) a mi no me engañas! te levantas y te vas de inmediato no seas un irresponsable. Patético verdad?

Y que decir de otra práctica igual y que perjudica al Estado, me refiero al pago de los impuestos y los servicios públicos, para burlar ese pago nos hemos inventado una variedad de mecanismos que van desde falsear los datos y otros más atrevidos como los que tienen empresas o una simple trucha, aplican la doble contabilidad.

Estamos prejuiciados contra la autoridad, nos detiene el agente de tránsito o un policía ¡Ya la ca… estos chepos! pero no te preocupes amor, le voy a ofrecer una papadita y se arregla, no ves que eso es lo que quiere este hijo de p…, es más si no quiere le hablamos a aquel coronel o comisionado amigo y que él nos ayude. Tienen ustedes idea que sucedería si nos pasan a todos los ciudadanos (los mortales, los diputados, los políticos, los ministros etc.) por la prueba del polígrafo y le preguntan ¿Ha mentido alguna vez?, nos pueden encontrar que dijimos mentiras piadosas, ajá deberíamos por ello ser destruidos en nuestra vida. De ser así, deberíamos iniciar entonces depurando esta sociedad enferma por la mentira, el engaño, el fraude, la envidia y sobretodo por los prejuicios que no nos permiten desarrollar los procesos de manera positiva.

En vez de convertirnos en modernos torquemada, copartícipes de la desnaturalización y degradación moral (igual delito comete el sobornado como el sobornador) de este órgano que tiene asignada por la Constitución la difícil (casi Imposible) tarea de establecer el orden y la seguridad pública EN UNA SOCIEDAD PENETRADA POR EL DESORDEN, LA FALTA DE VALORES, MENTIROSA Y CORROÍDA POR LA CORRUPCIÓN ADMINISTRATIVA PÚBLICA Y PRIVADA, ACOSTUMBRADA A SOLUCIONAR TODO BAJO LA MESA, resultaría más efectivo convertirnos en verdaderos auditores sociales de la Policía, denunciando a los malos policías de manera puntual sin prejuicios, bastaría cumplir lo que manda la Ley de Policía y Convivencia Social.

Seguro estoy y así se ha demostrado públicamente que la Policía también ha sido penetrada por el desorden, la corrupción y lo peor por organizaciones criminales, que se han aprovechado de las debilidades morales de algunos de sus miembros que provienen de los mismos estratos de los hondureños, que en su niñez crecieron en un ambiente de mentiras piadosas. Con todo respeto digo que esto no es motivo para enjuiciar toda una entidad, que no es la única responsable de proveer la seguridad pública, es responsabilidad de todos empezando por el ciudadano, los poderes del Estado, la empresa privada, las instituciones públicas y privadas gubernamentales y no gubernamentales que a excepción de acusar y estigmatizar a este cuerpo no hicieron nada antes, aún y cuando las señales de la corrupción y la politización de este órgano se materializaban a la vista y paciencia de todos los ciudadanos prisioneros de la indolencia, la indiferencia y una tolerancia acomodada. Insisto no es con este tipo de depuración que vamos a tener la Policía que anhelamos, en especial si tomamos en cuenta que más que resolver, el decreto 89-2012 que otorga potestades especiales al ministro de Seguridad y al comisionado general Juan Carlos Bonilla para la limpieza policial, generó confusión en el pueblo, obviando que este órgano cuenta con una Ley General de Policía, en la cual se especifica los procedimientos y las sanciones a quienes no cumplen o no se desempeñan dentro del marco legal de actuación policial.

Porque entonces no dejamos que opere adecuadamente la jerarquía policial que ha estado divorciada de sus deberes, marginada intempestivamente en los últimos años por políticos inescrupulosos, que en su beneficio personal, jugando a funcionarios todopoderosos, hicieron a un lado los procedimientos internos de organización, asignación, operación y funcionamiento, violentando con ello la antigüedad y la escala jerárquica.

Concluyo expresando que con la naturaleza , la moral y las conductas poco transparentes de la mayoría de los hondureños, estamos actuando con severidad, nos faltan argumentos para señalar y acusar de manera general, insisto bastaría utilizar la Ley de Policía, finalizo declarando que al igual que la mayoría de los hondureños, no me opongo a la depuración, al contrario la apoyo y me solidarizo con los parientes de las víctimas de esa oprobiosa minoría de policías delincuentes, solo recomiendo que lo hagamos correctamente para no repetir errores del pasado que solo benefician a los grupos y organizaciones criminales.

Analista y profesor en Seguridad y Defensa Nacional

Comentarios

5 Comentarios de “La depuración policial, un proceso viciado en una sociedad culposa”
  1. CANDIDO dice:

    No le quepa dudas Sr.Pereira que el principio de la corrupcion y toda esa legion de males que nos aquejan,han tenido su origen en el gobierno que no tiene ninguna etica profesional.
    Cuando la poblacion ve como se comporta el gobierno,sencillamente hacen lo mismo o peor.
    Le voy a poner un par de ejemplos:Ofrescale mordida a un empleado publico de los Estados Unidos y vera lo que le pasara por querer sobornar,Evada los impuestos que le corresponde pagar y le saldra
    mas caro el caldo que los frijoles.

  2. omar dice:

    Comparto en su totalidad el analisis del columinista, cuando señala el abismo prevaleciente en nuestra sociedad, inmersa en una moral cristianizada, agena a la moral predicada por el ravi de galilea, Jesus; en que nos basta un simpleo "acto de Fé", para, tapandole el ojo al macho, nos reinvindiquemos ante nuestra mismisima sociedad.- El problema no es de poligrafos o comisiones de reestauracion, se requiere volber a los valores primitivos que predicó Jesus, fundamnetado en la Ley de Dios, en que la mentira es pecado capital y sin embargo, la hemos hecho parte de nuestra cultura.- Nos dijo el Maestro Jesus: "La verdad os hará libres"

  3. DDT dice:

    Esoy en desacuerdo con usted los Hondureños en su mayoria son buenas , personas,nobles y mejores amigos.
    El problema es que esa minoria podrida encontraron en el gobierno su nicho ideal , su habitat o su medio ambiente desde el cual ataca al resto de la poblacion, lamentablemente no estan en peligro de extincion ya que ahora nos enfrentamos a una camada de bebesauros mas perniciosa que la camada original.

  4. Ismar Rubio dice:

    No creo que el Sr Pereira sea policia, ni siquiera experto en seguridad privada, lo digo porque, si de veras pensara como oficial de policia y no como oficial del ejercito, entonces no se expresara como lo ha hecho. Impunidad y corrupcion es lo que arruina nuestra policia y debe de deprarse. Despues de eso, estoy de cuardo que se aplique la ley de La Policia, pero no la vigente, que sea revisada. Cuando se hace un examen de detector de mentiras, lo primero que se elimina en la entrevista previa, son las que el llama mentiras piadosas. Si quiere en otro forum le explico como. SA ISMAR RUBIO (RET), USACIDC

  5. yery dice:

    este comentario y editorial amigo PEREIRA esta bueno,ya que accidentes oh casos que son cotidianos, en todas las sociedades, del mundo en especial en HONDURAS,…la putrefaccion social nace cuando se pierde el respeto en los escalos a cualquier nivel en la sociedad,a veces da pena cuando uno save la verdad de algo y le mienten…………..y ud, se a tirado unas que son piadosas pereira,

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento