Política on line

**Este artículo es el que debió haber salido en nuestra entrega de ayer. Pedimos disculpas al doctor Orellana Mercado y a nuestros lectores por este lamentable lapsus de diagramación.

Por Edmundo Orellana

edmundo-orellana1Nuestra sociedad ha cambiado mucho. Nuestro entorno es muy diferente al de nuestra niñez, adolescencia y primera adultez. Las necesidades elementales son las mismas, pero no el modo de satisfacerlas.

La comunicación interpersonal, por ejemplo, no requiere del contacto físico. El celular o internet satisfacen esta necesidad. Los jóvenes de hoy se comunican más por estos medios que personalmente. Es normal observar a grupos de jóvenes sentados alrededor de una mesa en un centro de entretenimiento, cada uno enviando o contestando mensajes vía su celular; cuando están en sus casas, lo hacen, además, vía sus computadoras o sus tabletas.

Los que ayer se creían ratones, hoy se creen leones, al amparo de esta tecnología. Porque ya no domina el más diestro en los deportes o no se impone el más fuerte físicamente. El mundo de hoy abre las posibilidades a la imaginación y la creatividad, que no son atributos normales de los forzudos. Bill Gates y Zuckerberg son ejemplos de ello. Viéndolo bien el de hoy es el mundo de los nerds.

Pero lo que más ha revolucionado esta tecnología ha sido el mercado. Inicialmente, en las comunicaciones, luego en las transacciones financieras, rematando con las compras de artículos en internet. El ciberespacio es un centro comercial on line, con tiendas de todo tipo, por lo que todo lo imaginable se puede adquirir vía internet.

Hasta la política ha revolucionado internet. La estrategia electoral de Obama desde su primera campaña, es un ejemplo; la mal llamada “primavera árabe” (más bien parece un invierno nórdico) y el movimiento de los indignados también lo son.

No obstante, el mayor impacto lo ha tenido el triunfo del P5S en Italia, que ha puesto de cabeza a Europa. Beppe Grillo, un actor cómico genovés, expulsado de los medios comerciales y oficiales, opta por internet para comunicarse con su público. Con los años, decepcionado de los políticos italianos, decide incursionar en política. El resultado ha sido la creación de un partido on line, con líderes y activistas on line, selección on line de los candidatos a cargos de elección y campaña on line.

Es su primera participación a nivel nacional y ya es el árbitro de la política italiana. Ni la derecha ni la izquierda podrá prescindir de P5S en el senado y en el Congreso.

Cualquiera que sea la causa de este fenómeno, lo incuestionable es que los italianos tuvieron una válvula de escape en este partido para demostrar su repudio a los políticos italianos, aunque lo nuevo no garantice un cambio positivo. El resultado ha sido para la revista Times que dos payasos dominan la política italiana, Grillo, que lo admite, y Berlusconi, que lo niega. Por lo que Giovanni Sartori, el politólogo de más nota en Italia, ha dicho que el resultado de estas elecciones demuestra que “los italianos son imbéciles”.

Más allá de estas y otras consideraciones, lo que llama la atención ha sido el uso del ciberespacio para hacer política. Amas de casa, desempleados, independientes y, particularmente, los jóvenes vieron en P5S un medio de expresión y lo aprovecharon. Otra vez, los excluidos son los beneficiados. Su participación virtual cambió el mundo político italiano, acelerando, incluso, la renovación generacional. Los nuevos parlamentarios, jovencísimos en su mayoría, declaran: “estamos en guerra contra la oligarquía”. Y aseguran que el “virus italiano”, como ya se le denomina a este fenómeno, inoculará al resto de Europa. No lo dudamos.

Mientras esto sucede en el mundo, nuestro país se resiste a la modernización. Vemos el voto electrónico como un parto del demonio. Con ello demostramos que aun no hemos logrado sacudirnos el zacate y los pichetes de la cabeza, lo que aprovechan los propietarios de la política vernácula para blindar las trincheras que garantizan el fraude electoral.
No debe sorprendernos, entonces, que estemos como estamos.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

8 Comentarios de “Política on line”
  1. Aladino dice:

    Concuerdo contigo "MariaG" soy italiano y debemos de entender la política interna italiana, que no es nada fácil. Lo de Grillo ha sido el resultado de una política de muchos años de hacer nada, El pueblo se canso y busco alternativas nuevas, a pesar de Grillo ser un comediante. Pero no es el comediante que debemos de ver o analizar, sino el porque logro amasar a tanta gente. Dijo lo que debía de decir en el momento justo. En todo caso, Sartori puede ser un politologo serio, pero no necesariamente dueño de la verdad. Los italianos votaron y apostaron por una nueva generación. Quizás el principio de un cambio a nivel mundial. hay que analizar antes y no dejar que nuestro fuego "pasional" politico de naturaleza salga a flote sin sentido.

  2. MariaG dice:

    Un italiano de verdad nunca responderia asi "italiano". Se ríe y, sobre todo, reconoce que Sartori es un politólogo serio. Hay que aprender a ser italiano de verdad no solo de pasaporte.

  3. Italiano dice:

    Los italianos no somos imbéciles. Ese tal Sartori es un italiano mal nacido. Como se atreve a insultar a sus paisanos. Personas como esas solo sirven para poner en mal ante el mundo a los descendientes del gran impero romano.

  4. Aladino dice:

    Sin duda alguna el Internet es factor fundamental para la Globalizacion, mas si esta es de carácter político. Lo que ha pasado en Italia despierta el interés no solo de los jóvenes en Italia o en Europa, sino en el mundo entero, como medida rápida de "quitarse" de encima la vieja guardia que poco o nada a hizo por ellos.
    Sera un efecto "domino", los jóvenes de todo el mundo aclaman por un futuro, por trabajo, seguridad alimentaria y sanitaria. Mas la sabiduría de los viejos, aquellos que miran al futuro no con miedo, pero si como un "reto" que aun hay que solventar. Viva Italia! y su ejemplo.

  5. Esme Trusty dice:

    !!!!!!!!!!!VIVA EL PAC!!!!!!!!!!!!

  6. Alexis dice:

    Sin duda alguna, todos los que presenciamos los cambios, desde el auge de la radio en la decada de los 50, hasta el presente. Estamos en total acuerdo con las transformaciones que Don Edmundo señala en esta columna. Siendo las tres ultimas decadas de cambio acelerado en las comunicaciones, fuente que ha transformado el mundo en todos los ambitos de la vida.

    Es importante saber que todos estos avances de conocimiento y desarrollo de la humanidad, es consecuencia de la era, de la Revolucion Industrial, que esta por expirar y desaparecer.
    Una nueva era esta por llegar, al umbral de la puerta de grandes cambios y transformaciones, que va requerir de nuevos entrenamientos y nueva educacion.

    Honduras con los presentes retos, vean como la tienen sus propios ciudadanos, con la mayoria de su poblacion analfabeta y empobrecida. Como sera con los retos venideros? Sin mejor educacion su pueblo esta condenado al atraso.

  7. Jhonny Sabillòn dice:

    Excelente artìculo abogado Orellana. Algunos viejos, como yo, estamos con la esperanza que la juventud haga en el despertar de la creatividad del pueblo hondureño la soluciòn a tanta miseria que vivimos en pleno siglo XXI. El conocimiento tambièn es un recurso pero que entre màs se usa màs grande se hace, es decir es inagotable.

  8. MariaG dice:

    Excelente resumen. Agregue que si vuelven a elecciones dobla su ganancia el M5.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota