Funcionario público: ¿Sinónimo de corrupción?

Por Boris Zelaya Rubí

BORIS-ZELAYA-NEW3A pesar del principio de que “se presume que toda persona es inocente mientras no se haya declarado judicialmente su responsabilidad”, la desilusión y la desconfianza han aumentado de tal manera que han producido frustración, ira y en consecuencia, un abierto rechazo a los políticos por parte de la ciudadanía, que ya cansados de tantos corruptos, los juzga con el mismo rasero, en especial a los que han desempeñado cargos públicos a nivel de funcionarios, en áreas donde se manejan grandes cantidades de fondos estatales, tildándolos como delincuentes (con algunas excepciones).

Nuestra historia democrática ha estado plagada de cuentos y chismes sobre actos ilícitos, y cuando son comprobados, han sido desvanecidos por abogados marrulleros que saben cómo hacer uso de la persuasión económica, con jueces y magistrados deseosos de tener una vida llena de comodidades, igual que la de varios políticos sobresalientes del país, por coimas obtenidas en su desempeño como funcionarios.

Los resultados de los organismos contralores del Estado, no han sido los esperados,  por la costumbre de repartirse los cargos entre los partidos políticos como si fuera un botín de guerra, convirtiendo esas instituciones en el brazo demoledor al servicio exclusivo de cualquier político poderoso. Recordamos a un líder liberal cuando en una negociación después de unas elecciones, pidió que le dieran un poder del Estado, surgiendo de ahí la famosa frase ¡la Corte es mía! refiriéndose al Poder Judicial.

Hubo algunos “activistas rastreros” que al frente de organismos fiscalizadores  iniciaron  la “cacería de brujas”, para ganar puntos y buena imagen ante la ciudadanía, sin importar que cada malintencionada acción dañara la honra a familias enteras. También lo hacían para disminuir la beligerancia de algún aspirante a ejercer el poder de la nación con la intención de destruirlo. Total que todos esos organismos están integrados por representantes de los partidos políticos, donde las acciones deshonestas se inician engavetando expedientes, hasta negociar silencios por órdenes de sus padrinos que hicieron posible su nombramiento en el cargo. Creemos que estos deben pasar por el famoso polígrafo y presentar declaraciones de sus bienes a un organismo con credibilidad o sea una comisión (de moda en la actualidad) integrada por personas honorables de nuestra sociedad.

Los ciudadanos con principios morales sólidos y formación académica excelente, se abstienen de participar en política y no digamos de contribuir al desarrollo del país ejerciendo como funcionarios, le temen al desprestigio y la calumnia que nuestros políticos manejan como si fuera el pan de cada día, haciéndose expertos en esa materia, como indispensable para escalar las mejores posiciones en el engranaje gubernamental, y si son sobresalientes en esas habilidades podrían obtener como premio, posiciones insospechadas.

Cuando un funcionario es juramentado, pasa a ser un hombre público, su vida pasada y presente con toda su parentela por consanguinidad o por afinidad, es un libro abierto para el gusto o disgusto de sus adversarios políticos. De ahí se desprenden los escándalos que saldrán a luz pública como  sus calificaciones estudiantiles, sus amoríos si es que los tuvo y ya por último si resulta ser un “anormal” estudioso y de buenas costumbres, recurrirán sus adversarios políticos del otro partido o del mismo, estos últimos son los peores, inventando ante tanta transparencia ¡que es homosexual!

Hemos visto desfilar tantos personajes por la administración pública, que entran con “una mano adelante y otra atrás”, o como decían las viejitas de antes ¡más pelados que la vara de San Juan! y cuando salen han adquirido mansiones, casas de playa, vehículos de lujo y varias amantes. Se retiran de sus amigos y parientes humildes, para frecuentar los salones lujosos de aquellos que se ríen y cuchichean en cada rincón diciendo ¿y ese igualado de dónde salió? Respondiéndoles ¡fue funcionario en tal o cual gobierno!

Es urgente el mejoramiento presupuestario al Tribunal Superior de Cuentas para el aumento de personal calificado, con el objetivo de hacerles más difícil la sustracción de fondos del Estado a los corruptos de abolengo y profesión. “Todos los expertos advierten que la corrupción es más sofisticada y que va unos pasos adelante de la capacidad de previsión y reacción de los entes contralores” cuando la gente denuncia y resultan los escándalos sin pruebas por intereses oscuros, todo se queda como en los cuentos y leyendas, de mi buen amigo el gran artista y escritor Jorge Montenegro, ¡llenas de azoro nada más!

De rodillas solo para orar a Dios.

Comentarios

10 Comentarios de “Funcionario público: ¿Sinónimo de corrupción?”
  1. ILUSIONES dice:

    De joven estaba convencido que el corrupto era el funcionario publico de DERECHA (el oligarca, el burgues, el yanki, etc) y que para darle fin a esa corrupcion simplemente habria que cambiar de regimen y pasarse a la izquierda, pues ademas hablan bonito de ayudar al pueblo… pero ahora hemos vivido la desilusion que los izquierdos no son garantia de HONESTIDAD ni INTEGRIDAD…probablemente sean los campeones de mayor frialdad o cinismo o sinverguenzada para llegar a pasearse en carritos de supermercados llevandose el dinero del pueblo !

  2. CLARO y PELADO dice:

    Para construir una consciencia publica, es necesario continuar en permanencia con el tema "CORRUPCION" por todos los medios y puntos de vista posibles.

  3. ESTILO de VIDA? dice:

    Viene de lejos la idea que el funcionario publico es mayoritariamente corrupto… que llega a la funcion publica solo para llenarse sus bolsillos para ayudar a la mayor cantidad de generaciones de su propia familia… pero nosotros, los ciudadanos comunes, somos mayoritariamente tolerantes y casi "complices" al aceptarles sus coimas y aceptando sus mafiadas (el tren interoceanico 1, carretillazos, gasolinazos, etc, etc)… !! quedando en silencio o esperando que llegue su turno para darle tambien a la piñata!!!

  4. Hechos Insólitos dice:

    requiem por lo que el viento nos dejó

    viene a colacion el caso de un ministro de recursos naturales que nombró a un entomólogo como director de minas e hidrocarburos, quien barrió todo el personal técnico capacitado, ingenieros, geólogos, laboratoristas, incluyendo aseadoras y motoristas por no se ser su partido (liberal), dando al traste con la labor de 4 o 5 administraciones y los aportes de valiosas asistencias técnicas internacionales. En otro tiempo y lugar, recuerdo el caso de un oficial mayor de la secretaría de obras públicas, transporte y comunicaciones, eminente nacionalista que, con solo sugerirle que sus correligionarios (nombrados de ded en puestos clave) se dedicaban a pasarla bien y a sabotear al personal técnico que cumplía con sus
    deberes y obligaciones. se ponía rojo de cólera y vociferaba que mandaría al carajo al que se atreviera a tocar a sus protegidos. Resultado de esta y muchas otras vesanías: por una parte, se estancó el desarrollo minero y la prospección petrolera, se descuidó la conservación de los insectos beneficiosos para la agricultura y se favoreció la proliferación de los vectores de la malaria y el dengue; en segundo lugar tenemos que solo la cuarta parte de nuestra red vial está pavimentada, y en esta fracción tenemos que la carretera del sur tiene una obsolescencia de por lo menos 4 décadas representando así el mayor obstáculo para el desarrollo de la zona sur del país. Cabe preguntarse porqué callan los entendidos en desarrollo económico y los hombres de estado y políticos de todas las layas y alas ante la Honduras gris y desvalida, que una vez pensamos daría protección, cobijo y sustento a todos sus hijos por igual.

  5. Burlón dice:

    "Los ciudadanos con principios morales sólidos y formación académica excelente, se abstienen de participar en política y no digamos de contribuir al desarrollo del país ejerciendo como funcionarios"

    Otro mito, porque hay profesionales capaces que han ocupado cargos públicos, desde operativos hasta gerenciales, si bien no todos han sido honestos, pues la excelencia es garantía (modesta) de eficacia, no de moral ni de maldad. En esta época de complejas operaciones internacionales de terrorismo financiero y blanqueo de capitales, que no pueden ser gestionadas por iletrados ni por tontos, ya no es sostenible el mito de que el profesional de élite, por la honra de su prestigio, no se involucra en delitos en la empresa privada o en la administración pública. Finalmente, recordemos que la empresa privada es la gran corruptora del estado y que por ello el estado es el origen de muchos empresarios.

  6. ANONIMO dice:

    HELLO EVERY BODY!.

  7. INVITADA dice:

    DEBEMOS PASAR LA PAGINA, HAY OTROS PROBLEMAS GRAVES QUE TAMBIEN ESTAN HACIENDO DAÑOS EN LA ACTUALIDAD.
    NO LO HACEN AHORA SOLO CON FAMOSOS, AHORA LO HACEN CUAQUIERA QUE VEN FELIZ.

    http://www.youtube.com/watch?v=5Kt3jqH-AVQ

  8. tivi dice:

    el poder es sabroso, y bajo cualquier circunstancia llegan a el. desde el conserje, la aseadora, y puestos mas arriba se alimentan del chisme es el pan diario en toda oficina con el .., A MI NO ME CREA PERO DICEN… y asi difamando a cualquier compañero, es un circulo vicioso. NO HAY VALORES.

  9. Ismar Rubio dice:

    Alguien dijo " El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente", todos son iguales, tambien los comunicadores poderosos.

  10. EL Camalote Gibrán dice:

    Columnista,

    Todos los ciudadanos honestos de nuestra gran nación; están enterados que es extremadamente difícil hacer compatible la política con la moral. Donde los malos sirven de ejemplo y los buenos de mofa.
    En vista que en nuestro entorno está lleno de corruptos a quiénes la democracia los ha degradado convirtiéndoles en políticos. Dandole vigor aquella máxima que reza; «El que no se atreve a ser inteligente, se hace político.». Los cuáles además creen que el dinero lo hace todo, por lo que terminan haciéndolo todo por el dinero. «Cuya ambición suele llevarlos a ejecutar los menesteres más viles y para los que la hipocresía, es una gran virtud en política, pero ignorando que es un enorme pecado en lo moral».

    «Si no combatimos juntos asimismo unidos, para acabar con la corrupción y la podredumbre, a la postré acabaremos formando parte de ella»(孔子 kǒngzǐ).

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento