Otorgan contrato de manejo del bosque a cooperativa agroforestal

Técnicos del ICF y directivos de las cooperativas agroforestales convienen que los proyectos deben ser autosostenibles, en base a las normas ambientales.

» Técnicos del ICF y directivos de las cooperativas agroforestales convienen que los proyectos deben ser autosostenibles, en base a las normas ambientales.

El Instituto de Conservación Forestal (ICF) efectuó en Jano, Olancho, la firma del contrato de manejo forestal comunitario, que beneficiará a nueve comunidades de ese municipio, que incluye 266 familias.

Técnicos del ICF y directivos de las cooperativas agroforestales convienen que los proyectos deben ser autosostenibles, en base a las normas ambientales.

Técnicos del ICF y directivos de las cooperativas agroforestales convienen que los proyectos deben ser autosostenibles, en base a las normas ambientales.

Es la cooperativa agroforestal 6 de Enero, con sus 97 miembros en total, que respalda a nueve comunidades para que puedan beneficiarse del bosque y de sus productos, con el condicionante de que lo hagan de una manera autosostenible y protejan los recursos naturales de la zona.

Se continuó el proceso de asignación con el Proyecto Pino Encino y su coejecutora es la Fundación Prolancho. Este proceso dio inicio a finales del año 2010 con apoyo  de la Cooperación Alemana Prorena-GIZ y durante la gestión administrativa del ingeniero Carlos René Romero (QDDG), como viceministro del ICF.

Actualmente, el proceso es liderado por Rolando Salgado, quien fue nombrado como viceministro de Desarrollo Forestal Comunitario luego del fallecimiento de Romero.

También el ICF,  bajo la dirección del viceministro Salgado, realizó la adjudicación de un contrato de manejo al Grupo Agroforestal 8 de Marzo, de la comunidad de El Retiro, en el municipio de Arenal, en el departamento de Yoro.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota