La intervención militar en Crimea comienza a pasarle factura a Rusia. - Diario La Tribuna