RUPTURAS, EL SILENCIO E “INTERVENCIONES” - Diario La Tribuna