Escuchas y sospechas de corrupción ensombrecen el futuro político de Sarkozy. - Diario La Tribuna