El Real Madrid no cede a la presión de sus perseguidores. - Diario La Tribuna