Fernández llega cojeando al encuentro con el papa - Diario La Tribuna