El sector de los “call centers”, se dispara en un Portugal en crisis. - Diario La Tribuna