Vida quedó al borde del “abismo” - Diario La Tribuna