Los estadounidenses nunca pensamos que los dictadores puedan ser “buenos” - Diario La Tribuna