Despreocupada por las modas, La Ley regresa - Diario La Tribuna