Solo llegó a Tegucigalpa y le pusieron un juez natural - Diario La Tribuna