Bajan los ánimos, pero siguen los alegatos en el Congreso - Diario La Tribuna