Un restaurante sienta a los clientes feos al fondo para que no se vean - Diario La Tribuna