El destino del antiguo aeropuerto de Tempelhof está en manos de los berlineses. - Diario La Tribuna