El insulto, arma arrojadiza de los líderes italianos ante las Europeas. - Diario La Tribuna