Roces y forcejeos deben terminar en el Congreso - Diario La Tribuna