La vergüenza acabó, así como empezó… - Diario La Tribuna