El amor al dinero, la principal causa del fracaso en el Mundial - Diario La Tribuna