Más de 300 deportados en El Progreso, Yoro, al norte de Honduras, perdieron alguna de sus extremidades. - Diario La Tribuna