“La Saeta Rubia”, calidad, genio y figura - Diario La Tribuna