La tarántula perdida en Nueva York, una broma que se fue de las manos - Diario La Tribuna