En un inmenso campo cercano a la localidad ucraniana de Grabovo permanecen desperdigados los restos del avión malasio. - Diario La Tribuna