La pacificación de favelas de Río traslada la violencia hacia la periferia. - Diario La Tribuna