Más de 400 niños muertos, víctimas de sus propias familias - Diario La Tribuna