La reforma energética mexicana tendrá que ser atractiva para las compañías. - Diario La Tribuna