Dueños y conductores de rapiditos protestan en Tegucigalpa, capital de Honduras. - Diario La Tribuna